EXFUNCIONARIA DEL BANCO UNIÓN QUE REVELÓ DESFALCO SALE DE LA CÁRCEL GRACIAS A LA FIRMA DE UN JUEZ

Después de 12 días de mantenerse en vilo la salida de Marihela Valdés de la cárcel de Obrajes, el juez Segundo Anticorrupción, Alan Zárate, firmó ayer la resolución que ordena que la exsubgerente de Operaciones del Banco Unión cumpla arresto domiciliario.

Acto seguido, el abogado de la exfuncionaria, Jhony Zeballos, llegó al penal de Obrajes con la orden de salida y recogió a Valdés. Ambos, junto con el verificador del juzgado, llegaron a los juzgados por una firma más y después bajaron al domicilio de Marihela, en la zona Sur.

“Lo único que le pido a Dios es que me dé fuerzas. Él dice que debemos esforzarnos para ser valientes, y yo tengo que ser valiente para seguir adelante”.

Valdés fue beneficiada con la detención domiciliaria el 19 de octubre, pero la jueza Tercera Anticorrupción, Claudia Castro, se negó a firmar la orden de salida del penal durante estos 12 días,  porque sostiene que hay varias irregularidades.

Después de una serie de denuncias y contradenuncias entre los abogados de Valdés y la jueza,   ésta decidió el martes excusarse del caso de desfalco al Banco Unión y remitir todo el expediente al Juzgado Segundo Anticorrupción.

Valdés  estuvo detenida un año, desde octubre de 2017, imputada por favorecimiento a delitos de corrupción en relación con el desfalco de los 37,6 millones de bolivianos cometidos por Juan Pari, en la agencia de Batallas del Banco Unión.

Por la retardación de justicia, Valdés presentó dos denuncias penales por ocho delitos contra  Castro: prevaricato, obstaculización a la justicia, falso testimonio y otros.

PÁGINA SIETE