UNA ABUELA PERSISTENTE RECUPERA A SUS NIETOS, LES DA UN HOGAR Y SE CONVIERTE EN SU FAMILIA

No es usual que algún familiar o familia de origen se empecine mucho en recuperar y asumir la tenencia de alguna niña, niño o adolescente que sea su pariente, inclusive llegan a abandonarlos en un centro de acogida; otros se rinden porque el mismo sistema no brinda facilidades. Eso es lo habitual, pero ésta es la historia de la abuela Nery y sus dos nietos.-

(El Alto, 13 de mayo de 2020).- Contra viento y marea la señora Nery N. de 67 años de edad venció toda clase de barreras administrativas hasta lograr que las autoridades judiciales le otorguen la tenencia de sus dos nietos de 5 y 6 años de edad, sacándolos de un centro de acogida para brindarles un hogar y convertirse en la familia cariñosa que ellos merecen tener.

No se trata sólo de haber cumplido los requisitos legales para la reintegración familiar de sus nietos, ella demostró que emocionalmente además de amor, afecto y cariño por ellos tiene mucha empatía. También le favoreció apoyar el trabajo de la Defensoría de la Niñez, centro de acogida y que el juzgado que atendió su solicitud fue muy activo, denotando la articulación de la mesa Interinstitucional por el Derecho a Vivir en Familia del Departamento de La Paz, con el soporte del equipo del programa,   actualmente se continúa brindando apoyo integral (económico, psico social) a la familia para evitar la desintegración familiar y por ende la institucionalización de los niños.

Un amor tenaz y constante

Para la Coordinadora del Programa Derecho a Vivir en Familia, Claudia Vásquez, el caso de la abuela Nery sale de lo común porque no es usual que familiares de un NNA que se encuentre en un centro de acogida sean perseverantes en recuperar la tenencia y asumir el cuidado de los mismos.

 “Nadie, ningún familiar es tan persistente en ello. Generalmente las familias de origen no son tan constantes en el tiempo, eso es lo habitual, no porque no quieran, el mismo sistema no brinda facilidades; pero esta abuelita logró recuperar a sus nietos pese a esas barreras (administrativas) que existen”, explica Vásquez. Es decir, hay familias que por diferentes circunstancias no inician o desisten de realizar los trámites de reintegración familiar y terminan abandonando a sus NNA en los centros de acogida. Hasta 2019, 672 NNA vivían en 22 centros de acogida en el Departamento de La Paz, de los cuales alrededor del 80% tienen familia.

La convicción de doña Nery se enfoca en el valor del tiempo que aún puede compartir con sus nietos, así asumió una responsabilidad que en principio no era suya, por eso se apresuró a gestionar el trámite de reintegración familiar, gestión que no es sencilla y que culminó en el mes de Septiembre de 2019, con la resolución judicial emitida por la juez de la niñez y adolescencia de la ciudad de El Alto.

Antes de lograrse esta reunión familiar, los niños vivieron bastantes amarguras porque su padre (ya fallecido por consumo de alcohol), como su madre estaban en situación de calle y consumían alcohol (la progenitora aún lo hace), abandonaban a sus hijos en un cuarto, en la casa de una tía, de parientes o amigos. Descubierta esa forma de vida, la defensoría de la niñez de El Alto decide rescatarlos de esta situación que vulneraba sus derechos, implementando medidas de protección, integrando a los niños a un centro de acogida donde estuvieron aproximadamente dos años.

UNICEF