SE REGISTRAN AGRESIONES, MARCHAS Y BLOQUEOS EN K’ARA K’ARA

Pobladores de K’ara K’ara marcharon hacia el centro de la ciudad y en el puente de la Tamborada hay bloqueo. Hay un cuarto intermedio en el dialogo con autoridades.

A pesar de que la mañana de este miércoles se instaló una mesa de diálogo entre las autoridades de Cochabamba y los vecinos deK’ara K’ara, en ese sector se mantiene el bloqueo, hay marchas e incluso se registraron agresiones a los periodistas. En el puente de la Tamborada también hubo bloqueo y amenazas.

Los vecinos mantienen cerrado el ingreso al botadero desde el pasado lunes, rompiendo así la cuarentena por el coronavirus, y piden que se atienda sus demandas, entre ellas la de flexibilizar esa medida y la realización de las elecciones nacionales.

La gobernadora Esther Soria, el alcalde José María Leyes; el presidente de Derechos Humanos, Edwin Claros, y el director del Sedes, Yercin Mamani, se reunieron con los representantes de cuatro distritos para escuchar sus peticiones y buscar soluciones, a pesar de ello las medidas de presión se mantuvieron la jornada de este miércoles.

Un reporte de los medios locales informó que periodistas que llegaron a hacer la cobertura de las marchas fueron apedreados por los vecinos, pese a que en instalaciones de Sedes se realizaba la reunión.

Cuarto intermedio en el diálogo

La Gobernadora añadió que se formará una comisión interinstitucional e intersectorial para hacer una evaluación de la cuarentena. “Tenemos que ser responsables y con base en un informe del Sedes tomaremos una decisión. Nos dimos un cuarto intermedio y los dirigentes irán a socializar lo que se habló”.

A eso del mediodía de este miércoles se registró otra marcha de 200 personas por la avenida Panamericana que rebasó a la Policía en el puente de la Tamborada y tenía el objetivo de llegar al centro de la ciudad.

Sin embargo, estas personas interrumpieron su avance para reunirse con sus representantes y tomar nuevas determinaciones. Después de unos minutos se determinó dar un plazo de 48 horas para que las autoridades atiendan sus pedidos.

PÁGINA SIETE