ENVÍAN A LA CÁRCEL A UNA CONCEJAL POR UN DELITO QUE NO COMETIÓ

 

 

 

La defensa de la concejal de Callapa, Mónica Paye, interpuso una apelación incidental a la determinación de medidas cautelares y demandó la rectificación del proceso por el que desde hace 20 días fue enviada a la cárcel de Obrajes de la ciudad de La Paz.

Su abogado, Osman Chávez, explicó que en la gestión 2016 Paye sufrió la sustracción de dos computadoras laptop de propiedad del Concejo Municipal y pese a que anunció la reposición de esos ordenadores, se le inició un proceso penal que derivó en su detención preventiva cuando lo que correspondía era instaurarle un proceso administrativo, según el reglamento de faltas disciplinarias que rige en ese municipio.

«El artículo 19 del Reglamento de Bienes y Servicios del Gobierno Autónomo Municipal de Callapa establece que cuando un funcionario pierde un objeto incurre en una falta administrativa no en un delito», señaló Chávez.

Aseguró que detrás de este hecho «se oculta una serie de acciones de violencia y acoso político ejercidas por el alcalde de este municipio, Víctor Honorio Calle, de manera sistemática».

Por instrucción del juez segundo anticorrupción de La Paz, Alan Zárate, la concejal guarda detención preventiva en el Centro de Orientación Femenina (COF) de Obrajes «porque supuestamente existe probabilidad de obstaculización en la investigación o la intención de ocultar las dos laptops», dijo el abogado.

Añadió que la apelación incidental a la determinación de medidas cautelares que debe resolver en audiencia convocada para hoy, se basa en la declaración informativa de la concejala en la que «explica que las computadoras se extraviaron en al trayecto de Callapa a la oficina de ese municipio en El Alto, por tanto no están en su poder, asimismo, manifestó su voluntad de reponerlas de inmediato».

La diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Brígida Quiroga, se sumó al reclamo por el acoso político desplegado contra Paye y anunció que convocará al alcalde del municipio de Callapa, Víctor Honorio Calle, para que preste un informe oral ante la Cámara de Diputados.

Según Quiroga, el Alcalde no aceptó la devolución de las computadoras «en una clara muestra de violencia y persecución política de la cual es víctima desde hace más de nueve meses atrás, solamente por el hecho de desarrollar labores de fiscalización y de no ser afín al partido del alcalde municipal de Callapa».