DOS EXÁMENES ESTABLECEN QUE CACHO MENDIETA VIOLÓ A UNA NIÑA

 

La Fiscalía se basó en dos exámenes, uno forense y el otro psicológico, y en la declaración del padre de la víctima para imputar a Gervacio Agustín Mendieta, más conocido como Cacho, por la violación de una niña de 10 años de edad.

Según el informe médico forense, se estableció cuatro afecciones en  la pequeña: excoriación genital y anal, lesiones genitales, equimosis en una pierna.

Asimismo, el examen psicológico arrojó que la menor habría sido agredida sexualmente en dos oportunidades y que presenta indicadores ansiosos desencadenados por inestabilidad emocional por la agresión.

El viernes 6 de julio habría sido la segunda vez que Mendieta abusó de la niña. Ese mismo día la víctima contó a una psicóloga que dos días antes ya había sido víctima y también que sentía dolor al entrar al baño.

El viernes, después del abuso sexual, fue el acusado quien llevó a la niña hasta la habitación de su padre que es el portero del edificio donde Mendieta tiene su departamento, según la imputación.

El padre notó que la pequeña había llorado, le preguntó qué ocurría y cuando le contó no lo pudo creer. Subió al piso 12 a buscar al acusado, éste no le abrió la puerta, minutos después lo vio y le reclamó qué había pasado con su hija, sin embargo Cacho le refierió que probablemente la niña se haya lastimado al hacer ejercicios con las partes sensibles del cuerpo.

“Cuando le reclamé más, me dijo que con el dedo nomás, no había penetración (…). Me llamó don Agustín y me dijo cuánto ganaba, yo le dije 2.300 bolivianos, me ofreció dos sueldos y me dijo que con eso quiere reparar y que no le diga a nadie”, declaró el padre de la niña.

El domingo un juez determinó detención preventiva para Mendieta, quien no quiso dar ningún tipo de declaración al igual que su abogado.

PÁGINA SIETE