CUANTIFICAN QUE 26 VEHÍCULOS Y 12 OFICINAS DE LA UMOPAR FUERON INCENDIADOS POR TURBA EN SAN MATÍAS

 

Periodistas de la población de San Matías en Santa Cruz, denunciaron agresiones físicas, censura y amenazas de habitantes que impiden la obtención de fotografías, imágenes de video y el trabajo informativo sobre la violencia registrada en las últimas horas de este lunes, tras la muerte de un ciudadano por acción de la fuerza antidroga. Oficinas y un total de 26 vehículos fueron quemados por la turba que se desbordó, asaltó e incendió un cuartel de la policía antidroga.

Ocho de los motorizados incendiados son de propiedad de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) y los otros 18 estaban bajo custodia; ocho motocicletas también resultaron destruidas.

Doce oficinas fueron quemadas por la turba que destruyó computadoras y sistemas de aire acondicionado. En el lugar se encontraron explosivos que no llegaron a estallar, según reportes periodísticos.

Los periodistas sufrieron golpes e insultos de pobladores de la localidad, ubicada en la zona fronteriza con Brasil, según el relato del director de Pantanal de Comunicaciones Radio y Televisión, Juan Pablo Cahuana, en un informe difundido por Radio Fedecomin de La Paz.

Cahuana afirmó que el trabajo periodístico en San Matías se tornó complicado debido al amedrentamiento de parte de la población hacia la prensa que obtenía imágenes de los destrozos registrados en las oficinas de la policial Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar).

En las últimas horas, desde el gobierno y la Policía se informó que el joven muerto traficaba con droga junto a sus hermanos.