COCHABAMBA: ELVIS FINALMENTE LLEGÓ DONDE SU MAMÁ: “ESTOY FELIZ CON MI FAMILIA”

 

 

Sonriente, se lo ve a lo lejos entre los pastizales de Tiraque. Es Elvis (12), el niño que llegó desde Ivirgarzama hasta la ciudad en bicicleta. Él dice sentirse feliz porque el pasado lunes volvió a reencontrarse con su madre, Dora Álvarez, y sus hermanos, después de tres semanas de haber estado internado, contra su voluntad, en un centro.

“Estoy feliz. Cuando he llegado, todos han corrido a abrazarme”, dijo.

Vestido con un polerón azul y un buzo negro, Elvis retornaba ayer a su casa después llevar a las ocho ovejas de su madre al corral, a partir de ahora —dijo— se haría cargo de cuidar a los animales en las vacaciones y también volverá a estudiar.

Mientras relata su travesía, juega con sus tres hermanos y dos sobrinas. Abrahán, el hermano de nueve años, no se aparta de él y lo abraza con frecuencia. “Yo solito he manejado (bicicleta) tres noches y dos días, era todo bajadita, no me he subido a ningún carro. Cuando me cansaba, caminaba”, dijo recordando el viernes 15 de junio cuando decidió escapar de la casa de su padre en Ivirgarzama, Entre Ríos, porque insiste en que sufría violencia.

Pese a su esfuerzo e insistir en volver con su madre, la Defensoría de la Niñez de Cochabamba, cumpliendo el procedimiento, lo internó en un centro, del cual Elvis se escapó en dos oportunidades, la última fue la pasada semana, y por ello se decidió enviar al niño con su madre como guarda temporal.

El niño dice que no le gustaba el hogar porque había muchos niños y la comida no le agradaba. “Me siento feliz. Estoy con mis hermanos. Voy a volver a estudiar”, indicó.

Al preguntarle por su padre, Osvaldo Olivera, él rechaza la posibilidad de volver a Ivirgarzama por las agresiones que recibía y, además, dice, nunca se llevó bien con sus hermanastros.

La madre dijo en quechua que desde que llegó Elvis se ha portado bien y todo el tiempo juega con sus hermanos, sin embargo, deja en claro que no tiene dinero para pagar los estudios de sus hijos y tampoco comprarles ropa.

La vivienda de Elvis es humilde, sólo tiene dos ambientes: el dormitorio para todos y la cocina.

Ahora, la Defensoría de Tiraque citó al padre para el lunes para que se pueda fijar una asistencia familiar. Se conoce que Olivera nunca pagó pensiones para cubrir los gastos de su hijo.

La Alcaldía de ese municipio debe trabajar con Elvis para brindarle apoyo psicológico, pero también con su familia para prestar apoyo social, indicó el responsable de la Defensoría de la Niñez de ese municipio, Wilson Bazán.