CINCO MEDALLISTAS INTERNACIONALES DEJARON BOLIVIA POR FALTA DE APOYO Y REPRESENTARÁN A OTROS PAÍSES EN LOS ODESUR

 

 

A cinco días del inicio de los XI Juegos Suramericanos en la ciudad de Cochabamba, al menos cinco campeones bolivianos no representarán a Bolivia puesto que decidieron cambiar de nacionalidad y viajar a países que les ofrecieron más oportunidades. Mario Mercado y María José Vargas, campeones de raquetbol, participarán en los juegos, pero representando a Colombia y Argentina, respectivamente.

Entre los atletas que dejaron de lado a la tricolor están Mercado y Vargas, además de Natalia Méndez y Adriana Riveros (también raquetbolistas); y Cristian Morales (tirador).

Mercado, campeón mundial juvenil de raquetbol en Cali, Colombia, en 2014, llegará los próximos días a Cochabamba, su ciudad natal, para representar ahora a Colombia, después de que en 2016 firmara un contrato de cinco años con la federación colombiana para representar a esa nación en torneos internacionales.

En la misma situación están la raquetbolista Vargas, naturalizada argentina en 2014 y quien decidió representar al vecino país debido a que ella, como otros deportistas bolivianos, no obtenían suficiente apoyo para su crecimiento profesional. Federaciones de otros países les ofrecieron mayor posibilidad de participar en campeonatos internacionales.

Vargas ya ganó varias medallas para Argentina, entre ellas dos de plata en los juegos panamericanos de Toronto 2015.

Adriana Riveros, otra raquetbolista que pertenece a la Federación Colombiana de Racquetball desde 2016, explica las necesidades económicas de los atletas: cuenta que uno de los viajes más caros que realizó cuando representaba todavía al país fue al Mundial Open Canada 2014, donde gastó unos 2.000 dólares entre pasajes, estadía y alimentación. Su familia erogó esos gastos.

Natalia Méndez, que obtuvo la nacionalidad argentina en 2016, forma parte del circuito profesional de mayores de ese país, después de haber sido siete veces campeona mundial juvenil entre singles (cinco) y dobles (dos). Su sueño es ser considerada una de las mejores jugadoras del mundo.

En otra disciplina, el tirador Cristian Morales, decidió representar a Perú después de que se le negara el apoyo por parte de instituciones deportivas en una beca de 300 dólares mensuales.

En 2010 ganó una medalla de bronce en los Juegos Odesur de Colombia y en 2013 una medalla de oro en los Bolivarianos de Trujillo.

El periodista deportivo José Luis Arévalo lamenta esta situación: “Cuando los mejores atletas pasan a la adolescencia, que es donde más se tiene que trabajar con ellos, no obtienen respaldo ni tampoco incentivo” y por eso los mejores son detectados por asociaciones de otros países, que les dan apoyo económico y los motivan a nacionalizarse, expresó.

Arévalo agrego que “sabemos, evidentemente, que no hay el respaldo suficiente para el deporte en nuestro país, no existen políticas de fomento al deporte, lo que siempre digo, no puede ser que el examen en la materia de educación física en los colegios sea bailar una danza folklórica, desde ahí se comienzan a hacer mal las cosas”.

“Seguro se van a ir más deportistas, eso va a ser inevitable porque todos estos chicos, a los que no los culpo, realmente están velando por su futuro. Muchos de ellos se están empezando a dar cuenta que está bien representar al país, y hacerlo por el amor al deporte, pero cuando finalmente determinen abandonar el deporte se van a encontrar con que no tienen una profesión, que no han ahorrado, que no tienen nada para su futuro”, dijo el periodista Arévalo.