NACE EN BOLIVIA LA PRIMERA ESCUELA DE DOBLES DE ACCIÓN PARA EL CINE

Entre saltos, patadas y algunas caídas nace la primera Escuela de Dobles de Riesgo del país con 10 estudiantes, ocho varones y dos mujeres, quienes se preparan arduamente para formar parte de la película de acción La última decisión, dirigida por Miguel Ángel Huarina, quien también es director de la escuela. Hace un mes se consolidó el proyecto que espera establecerse a nivel nacional y crecer.

“Esta es la primera escuela de dobles de acción en el país y surge con el afán de hacer que nuestro cine pueda estar un paso más adelante”, comenta Huarina, quien revela que las máquinas, para montar una academia de estas características, son excesivamente costosas, por lo que tuvieron que crear sus propios equipos en algunos casos. La idea de realizar este proyecto surgió hace cinco años.

Tres días a la semana y por dos horas cada día los futuros dobles de riesgo se entrenan preparándose psicológica y físicamente. “No pueden tener vértigo ni complicaciones cardiacas”, indica el director de la escuela, quien con su equipo eligió a estos jóvenes de un casting realizado hace tres meses a 300 personas.

Héctor Otalora, cinturón negro en kick boxing y kung fu, uno de los tres instructores, indicó que los dobles de acción deben estar preparados para cualquier eventualidad y escenas de confrontación.

“Para lograr esto trabajamos mucho con acrobacias, saltos mortales, volteretas y sobre el arte marcial como nuestra rama fundamental, además de la instrucción militar”.