MESA PIDE CONVENCER AL GOBIERNO DE QUE NO SERÁ ADVERSARIO DE EVO EN 2019

 

Ya he dicho mi palabra», así respondió hoy el expresidente y vocero de la causa marítima, Carlos Mesa, consultado nuevamente si será candidato para las elecciones de 2019. Ratificó que no será adversario de Evo Morales, cuya candidatura volvió a calificar de «ilegal».

El exmandatario, que compareció ante la comisión paralela del caso Lava Jato, aseveró que «si usted logra convencer al Gobierno de que no hay una intención política de mi parte, sería una maravilla. El Gobierno considera no que soy un adversario político sino un enemigo político, porque el Gobierno entiende las cosas al revés».

Explicó que tiene el derecho, como cualquier ciudadano, de aspirar a una candidatura, pero consideró que este no es momento de hablar de política. «Para mi es obvio que hay una estrategia de demolición política», reiteró sobre los procesos que ahora le siguen.

Mesa es investigado ahora por el caso Lava Jato dentro de la Asamblea Legislativa y se le activó un proceso por Quiborax. Sostuvo que ambos procesos «son una vergüenza» y manifestó que está «indignado» por la forma en la que procede la justicia