GONZALES SE DESPIDIÓ DE TODAS LAS Y LOS SENADORES. ESPERA ORDENAR TODO LO FAMILIAR Y VOLVER DONDE LO CONVOQUE EVO

 

 

La despedida de José Alberto «Gringo» Gonzales fue emotiva, que quedó plasmado en las lágrimas de algunas de sus compañeras, ya que abrazó a todos los que pudo. El ahora ex presidente de la Cámara Alta dice que lo primero que hará es devolverle a su familia las largas ausencias que tuvo en estos casi cuatro años al frente de esa instancia del Legislativo.

Apuesta por dormir hasta tarde y desayunar a las 10:00. «Esperemos ordenar todo lo que tenemos que ordenar y poder volver (al Gobierno) en ese tiempo (dos semanas). Vamos a estar atentos a ver qué pasa». Explicó que si bien habló con el Primer Mandatario, aún no se definió el cargo que irá a ocupar, pero ratifico que tiene al presidente Evo Morales como alguien que aprecia demasiado y quiere, en lo posible, poder acompañarlo.