EN ARGENTINA ROBAN Y MATAN A UNA BOLIVIANA DELANTE DE SU HIJA ADOLESCENTE, DENTRO DE SU NEGOCIO A METROS DE UNA COMISARÍA

 

 

Una vendedora de verduras de 45 años y de nacionalidad boliviana fue asesinada por dos delincuentes, a quienes, a pesar de haberles entregado el dinero que había recaudado de su comercio, ubicado en la localidad argentina de Berazategui, no tuvieron compasión y la apuñalaron en el abdomen delante de su hija de 17 años. En tanto, las cámaras de seguridad que hay en la zona captaron el momento en que uno de los sujetos escapaba del lugar.

El hecho tuvo lugar a las 19 del miércoles en un comercio ubicado en la calle 149 entre 11 y 12 de dicha localidad, cuando dos sujetos, que venían de intentar robar en una casa de indumentaria deportiva sin éxito, decidieron cometer el ilícito en una verdulería, la cual era atendida por Gertrudis Rojas Coca y su hija.

Los delincuentes comenzaron a amenazar a la mujer para que le entregaran toda la recaudación, algo que la víctima aceptó sobre todo por temor a que los sujetos atacaran a su hija. Luego de entregarles una suma de dinero (cuya cantidad no fue confirmada por la policía boanerense), uno de los dos malhechores acuchilló a Rojas Coca y la dejó en grave estado.

Uno de los asaltantes escapó raudamente del lugar y fue filmado por una de las cámaras municipales que hay en el vecindario, cuyas imágenes ya están en poder de los investigadores para intentar identificar al sujeto que es intensamente buscado junto a su cómplice en cuatro partidos distintos.

En cuanto a la mujer, la misma fue llevada en grave estado al Hospital Evita Pueblo, aunque falleció antes de que los médicos pudieran hacer algo por ella. Uno de los moradores del barrio, Jorge, le comentó a los medios que “no tenemos respuesta a este tipo de hechos, que no sólo pasan acá sino en todo el conurbano. No entiendo que se puede robar de una verdulería para que una señora lo pague con su vida. Somos clientes desde hace muchos años y no podemos creer lo que pasó, porque esta persona era amable y una buena vecina en el barrio. Lo inentendible es que a metros se encuentra una comisaría y pasan estas cosas, pero seguro que los delincuentes esperan que el patrullero se vaya y luego roban”.