FAMILIA DE TARIJEÑO DENUNCIA NEGLIGENCIA, ENCUBRIMIENTO, INFLUENCIAS Y AMENAZAS TRAS ACCIDENTE AUTOMOVILÍSTICO QUE LO LLEVÓ A LA MUERTE, PROVOCADO POR UN MENOR DE EDAD EN SANTA CRUZ

 

El miércoles 15 de agosto fue un día que le cambió la vida a Marco Andrade y su familia, cuando al promediar las 22:50, estando manejando su motorizado en Santa Cruz, fue víctima de un brutal choque provocado por Lucas T., un menor de edad al volante, junto a otros adolescentes, quienes no lo auxiliaron y deslindaron todo tipo de responsabilidad al inicio, pese que las cámaras de seguridad grabaron la tragedia.

Justicia es lo único que se encuentran pidiendo los familiares del tarijeño Marco Andrade, radicado en Santa Cruz junto a su esposa y 3 hijos, quien después de estar varios días postrado en una clínica, con muerte cerebral debido a la fractura de cráneo y hemorragia interna, fruto del fuerte impacto producido por el adolescente de 16 años de edad, murió ayer.

“Mi hermano ya llega a pasar la intersección de la cuadra pero la velocidad y la imprudencia de Lucas, que al tener 16 años, me imagino que no tiene la reacción de una persona mayor de edad y de lo que puede ocasionar, no frena, colisiona y lo arrastra hasta el otro carril”, relató una de las hermanas.

En el video presentado por las hermanas de Marco, quienes se encuentran en Santa Cruz, a la espera de justicia, se evidencia que el vehículo manejado por Lucas junto a los otros menores, tras la colisión, lejos de ayudar a Marco, comienzan a realizar llamadas, sin acercarse si quiera a ver el estado de los ocupantes del otro motorizado. Según indicó, tras varios minutos llega otro joven de 19 años, José Luis E., quien miente al hacerse responsable por el choque, obstaculizando la investigación, ya que es a él a quién le realizan la prueba de alcoholemia, resultando ésta negativa.

“Mi hermano tan solo empieza a sangrar de la nariz, lo que sí, (después) mi hermano convulsiona y empieza a vomitar, lo cual es propio de un cuerpo que convulsiona y ellos se agarran de esta situación para decir que mi hermano se encontraba como lo dicen ellos yema de borracho”, indicó su hermana.

Negligencia, encubrimiento, influencias y amenazas, es lo que denuncia la familia de Marco.
Se presentó un certificado de alcoholemia que indica que Marco estaba con grado alcohólico, cuya autenticidad fue puesta en duda por su familia, se deslindó de toda responsabilidad al menor.

La familia de Marco lamenta sobre todo la falta de atención médica oportuna, ya que haber existido, pudo haberse salvado, ya que minutos después del impacto, encendió luces de parqueo en señal de que se encontraba aun consciente.

Este martes 21 de agosto, tras 6 días de agonía, Marco falleció. Para el viernes 24, su familia, junto a sus conocidos están organizando una marcha en demanda de justicia.