DESMIENTEN AL ALCALDE: NO CUMPLIÓ CON EL MATERIAL DE BIOSEGURIDAD PARA LOS 2000 TRABAJADORES DEL MUNICIPIO DE CERCADO

El alcalde del Municipio de cercado no cumplió con sus más de 2000 trabajadores desde que inició la cuarentena hasta la fecha, solo les dotó de un barbijo de color naranja. Con ese implemento de bioseguridad salen todos los días a realizar sus actividades laborales, exponiéndose a contraer coronavirus.

El secretario ejecutivo del Sindicato de Obras Públicas, Walter Oropeza, dijo que en reiteradas ocasiones se pidió que la Alcaldía entregue la ropa de bioseguridad, pero nunca fueron escuchados. Se recibieron denuncias donde los encargados amenazan a los trabajadores con despedirlos si es que tratan de quejarse ante su ente matriz del Sindicato.

A pesar del Decreto N° 445 que establece que se debe dar implementos de bioseguridad a los trabajadores, la Alcaldía hace caso omiso a la normativa. Tampoco se realizó pruebas rápidas a los trabajadores de la posta municipal, denunció el dirigente.

«Quieren hacerse la prueba rápida porque han salido a trabajar temprano, creemos que es de urgencia que se haga la prueba a los trabajadores de la posta, hay compañeros que manejan movilidades y han estado llevando a personas con contagios y nosotros estamos rogando a Dios que no dé positivo, porque esa persona no estuvo con la ropa de bioseguridad», dijo Oropeza.

Criticaron que algunos concejales principalmente a sus aliados, politizaron los requerimientos del sector. Los legisladores no tuvieron la capacidad de hacer una representación para que el Alcalde Rodrigo Paz entregue los equipos de bioseguridad.

«Nos da tanta rabia los concejales que no han tenido la capacidad de hacer una carta o hacer una representación para que el alcalde cumpla con la ropa de bioseguridad. Nos extraña los reglamentos del Concejo que no se estén poniendo en las botas de los trabajadores, cuando son los trabajadores que están en primera línea. Esos concejales dan pena, parece que están como levantamanos a favor del alcalde», dijo Oropeza.

El dirigente sindical aseguró que hay funcionarios que ganan 11 mil bolivianos sentados en sus sillas sin hacer nada, mientras que los trabajadores ganan 2.800 bolivianos. Los cuales están distribuidos en diferentes áreas como: jardineros, posta municipal, carpinteros, los que realizan el bacheo de asfalto, albañiles, electricistas, barrenderas, personas de la intendencia, entre otros.

Determinaron que si la Alcaldía no dota de los implementos necesarios, los trabajadores del municipio no saldrán a trabajar después de que termine el encapsulamiento.