QUEMAN VIVO A UN SUPUESTO LADRÓN DELANTE DE SU FAMILIA

 

“Por favor no le hagan eso, suéltenlo”, eran los gritos desesperados de Esther Miranda y sus tres hijas de seis, ocho y 15 años de edad, al ver como su hijo mayor Rodrigo Carvajal, de 21, era quemado a manos de una turba de más de 400 personas que lo acusaba de robar un vehículo en la comunidad Manco Kapac del municipio de Entre Ríos. Junto a Rodrigo, se encontraba su amigo Edson Veizaga, de 22, quien también fue quemado por los pobladores, pero sobrevivió.

Al finalizar la tarde del martes, Rodrigo y Edson, a bordo de un vehículo, recogieron a su amiga Joselyn R., de 20 años, del Cruce Palmar en el municipio de Entre Ríos para dirigirse a la localidad de Shinahota, en el trayecto notaron que un vehículo los seguía de forma sospechosa por lo que huyeron con dirección a Chimoré. Cuando circulaban por el Cruce San Pedro fueron interceptados por el coche que los perseguía, del cual descendieron varias personas y los acusaron de ser ladrones de vehículos y que el motorizado en el que se encontraban era robado.

Los tres muchachos fueron trasladados a una cancha de fulbito detrás de una unidad educativa en la comunidad Manco Kapac, donde los esperaba una turba de comunarios. En el lugar, los pobladores dejaron ir a Jocelyn, ya que ella solo estaba acompañando a sus amigos y no habría participado del supuesto robo del vehículo. Eran las 20.30, aproximadamente, cuando inició el calvario de los dos jóvenes.

Según la tía del fallecido, los comunarios separaron a los dos muchachos, a Edson lo llevaron a una canchita ubicada en el barrio Salvador del municipio de Entre Ríos, donde lo golpearon brutalmente y quemaron.

Asimismo, contó que la turba trasladó a su sobrino hasta la doble vía de la comunidad de Manco Kapac, lugar donde le propinaron una brutal paliza para luego quemarlo frente a su madre y hermanas, quienes, impotentes, clamaban piedad a los furibundos pobladores para que no lincharan a su familiar.

De acuerdo con el informe proporcionado por el comandante departamental de la Policía, Vladimir Pol, cerca de las 21.30, los agentes policiales lograron rescatar a Edson y lo trasladaron a una clínica del departamento de Santa Cruz. Posteriormente, a eso de las 23.30, realizaron el levantamiento del cadáver de Rodrigo que se encontraba tirado en plena avenida para luego trasladarlo a la morgue del municipio de Entre Ríos.