UN PRÓFUGO, SABIENDO QUE ERA BUSCADO SE HIZO CONDENAR CON OTRA IDENTIDAD

Una prueba de dactiloscopia (Sistema de identificación mediante la comparación de las huellas digitales) dejó al descubierto la verdadera identidad del prófugo de la justicia boliviana, Sergio Mauricio Prudencio Labastida.

El pasado 3 de julio de 2019, el recluso se benefició con un mandamiento de libertad falso presentado por el oficial de diligencias Richard V. C. Quien fue aprehendido en flagrancia cuando intentaba poner en libertad con otros dos mandamientos falsos a Jonilson Silva de Lima y ExsonZapata Segovia.

Solo Prudencio logró obtener su libertad y la Policía lo declaró prófugo de la justicia. Desde ese año se perdió todo contacto con el recluso de quien incluso se pensó que abandonó el país para no ser capturado.

La semana pasada, la división propiedades de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, detuvo a Wálter Flores Arancibia, denunciado de arrebatar la cartera a una mujer en el centro de la ciudad. Con la intervención de los vecinos, el antisocial fue entregado a la Policía.

En la entrevista policial, el sospechoso dijo ser nacido en Venezuela y que robó por necesidad y no cuenta con antecedentes en el país.

Su versión ablandó el corazón del fiscal encargado de la investigación quien lo sometió a un procedimiento abreviado y la juez Lidia Alarcón Aranda lo condenó a tres años de cárcel por el delito de robo.

El director interino de la Felcc Marcelo Pacheco Vidaurre, informó que su versión no fue muy creible entre sus investigadores quienes decidieron someterlo a la prueba de las huellas dactilares descubriendo su verdadera identidad y que se trataba del prófugo buscado.

En su declaración, la autoridad anticrimen dijo que Prudencio pagó a la abogada Gaddy Keyla L.V.C. Dos mil dólares para que le tramitara un mandamiento de libertad falso lo que permitió su salida de la cárcel.

Diario Digital Clave300