TESTIGO: POLICÍAS SE RIERON CUANDO LES PEDÍ AYUDA PARA JONATHAN

 

“Sale a pedir ayuda gritando auxilio, identifica a los policías de la UTOP, entre 6 a 8 funcionarios policiales en motos a los cuales les pidió ayuda y no le hicieron caso y se rieron burlonamente”, dice la resolución fiscal respecto al testimonio de una universitaria de Derecho de la UPEA que prestó su declaración respecto al caso de Jonathan Quispe.

La estudiante relató a la Fiscalía que Jonathan tenía sangre en la boca y en la ropa, y que tomó su pulso. Luego salió del domicilio donde estaba tendido el joven y pidió auxilio, sin embargo, los efectivos se negaron a prestar asistencia y se rieron con burla.

La joven aseveró que siguió a los policías hasta la altura del Tránsito, pero que los uniformados no le hicieron caso alguno. Entonces, regresó al lugar donde estaba Jonathan y verificó que ya no tenía pulso.

Una autoridad de la UPEA, también entrevistada por el Ministerio Público, testimonió que se encontró con una compañera quien gritaba que había un herido y que se había pedido auxilio a los policías, pero no quisieron ayudar.

Un comerciante de la zona donde ocurrió el suceso corroboró la versión y afirmó que vio a unos marchistas pidiendo ayuda a los policías porque había una persona herida, sin embargo, los uniformados no les hicieron caso.

Actualmente, sólo existe un detenido por la muerte de Jonathan. El único acusado hasta el momento es el subteniente Casanova, quien está imputado de asesinato.

La UPEA considera que en este caso no sólo ocurrió asesinato de parte de la Policía, sino también otros delitos entre los cuales está la denegación de auxilio e incumplimiento de deberes.