NUEVO PRESIDENTE DE LA CNS: LAS CRÍTICAS A MI DESIGNACIÓN SON DE LA DERECHA, MI DESIGNACIÓN ESTÁ ENMARCADA EN LA LEY

 

Marco Eduardo Salvatierra tiene 38 años de edad y nació en Calchaca, provincia Nor Lípez de Potosí. Es el flamante presidente del directorio de la Caja Nacional de Salud (CNS), trabajó como minero durante 25 años. Salió bachiller pero por factores económicos no estudió una carrera universitaria, sin embargo, se siente preparado para asumir el nuevo cargo.

Salvatierra cuenta, en una entrevista con El Deber, que proviene de una familia humilde y poco a poco escaló e hizo carrera sindical. Por ese motivo, asegura que su designación no es una casualidad. Sostiene que ahora tiene el reto de luchar “contra la corrupción y nepotismo” que corroe a la CNS.

Desde los 13 años comenzó a trabajar con contrato eventual en una cooperativa minera pero ya en 2001 entró a Tierra SA, donde inició su carrera sindical escalando diferentes puestos: secretario general del sindicato de Tierra, secretario de Minería y Medio Ambiente en la COD de Potosí, secretario de la Seguridad Social de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia hasta llegar a su reciente puesto en la CNS.

“A mí me eligieron por la responsabilidad y por el conocimiento amplio que tengo en seguridad social”, expresó.

La designación es un mandato del Decreto Supremo 041 y del Código de Seguridad Social que indica que la Federación de Mineros debe dar su representación para la presidencia de la Caja, la cual debe estar avalada por la COB, misma que es derivada al ministerio de Salud, que envía el nombre del elegido al Gobierno central para que desde ahí se emita una Resolución Suprema para la designación oficial por dos años.

Respecto a las críticas surgidas por su designación, manifestó que no les da importancia ya que la misma se enmarca en la ley, lo cual sería justo por el gran aporte del sector minero a la CNS.

“No quiero entrar en esa guerra sucia que hacen en las redes sociales porque estamos llegando a una etapa de elecciones nacionales. Creo entonces ya están haciendo ver (mi designación) como política y que el compañero Evo Morales estaría llevando a la gente a esos cargos para ganar. Son opiniones de la derecha y de la oposición. Pero lo único que puedo pedir a esa gente es que lean el Código Social y se den cuenta que sin criterio y fundamento hacen crítica”, señaló.

Los problemas que hasta el momento identificó en la CNS a nivel nacional, son la falta de infraestructura, equipamiento y atención, además de ya haber recibido múltiples denuncias de corrupción y nepotismo dentro de dicha institución.

“Vamos a investigar, pero necesitamos que las quejas sean oficiales. Sabemos que hay mafias dentro de la institución y queremos sacarlas”, indicó.