NIÑO DE 3 AÑOS CON AUTISMO MUERE AHOGADO EN PISCINA DE GUARDERÍA Y DESTAPA LA FALTA DE INCLUSIÓN EDUCATIVA DEL PAÍS


Una tragedia develó el drama por la que atraviesan muchos niños con autismo y sus familias, ya que confirmó que en el país todavía falta mucho para adoptar una educación inclusiva. La víctima fatal, en esta oportunidad fue Sebastián, un niño de 3 años, que murió ahogado en una piscina de una guardería en Santa Cruz.


De acuerdo a los hechos, el pasado lunes, el menor con autismo fue encontrado sin vida en la piscina de la guardería, cuando su madre fue a recogerlo. Los responsables de la guardería argumentaron a su favor que “el niño no hacía caso”, motivo que habría derivado en que el personal de dicha institución lo desatendiera.


La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) se encuentra investigando el caso para determinar el grado de responsabilidad del trágico hecho. 6 personas están aprehendidas: los dos propietarios del jardín infantil, las tres “tías” y la persona que hace el aseo de la guardería.


“En esa guardería me lo han matado, pido justicia para una mamá, para las más que caminamos con nuestros hijos”, expresó, con lágrimas en los ojos, la madre del pequeño Sebastián.


Esta tragedia ocurrió cuando la madre del niño intentaba conseguir trabajo y, a la vez, encontrar una unidad educativa regular donde inscribirlo, puesto que todas las que había visitado con anterioridad no lo aceptaron por su condición. Este tipo discriminación, lamentablemente, no es algo particular, ya que muchas familias de niños con autismo atraviesan por lo mismo.


Las familias bolivianas de niños con autismo se solidarizaron con este caso y comprometieron exigir justicia y una lucha en favor de la reivindicación de sus derechos.


En Tarija, está programada una marcha para este jueves 30 de enero, a las 10 de la mañana, en la plaza Luis de Fuentes. El objetivo es protestar contra la discriminación y violencia a los niños con espectro autista y pedir su inclusión educativa y social.