MERCADO DE TARATA DEL PROGRAMA BOLIVIA CAMBIA EVO CUMPLE COSTÓ BS 2 MILLONES Y SE “CAE A PEDAZOS”

 

 

El mercado Central del municipio de Tarata del departamento de Cochabamba, que fue entregado hace tres años con un costo aproximado de Bs 2 millones del programa Bolivia Cambia Evo Cumple, se cae a pedazos y apenas cuenta con un puñado de comerciantes que lamentan esta desgracia.

GENTE estuvo en este centro de abasto, situado a unas cuadras de la plaza principal 14 de Noviembre, donde solo en el ingreso ya se notan las irregularidades. Por ejemplo, el machón de la puerta de ingreso se desprendió de la pared y cada que se abre o cierra, existe el peligro de que caiga. Para evitarlo, los mismos comerciantes han sujetado el machón con alambres, pero es cuestión de tiempo para que los alambres cedan.

El mercado fue inaugurado hace sólo tres años con un baño para varones y otro para mujeres, sin embargo, desde su entrega se encuentran con candado las puertas, porque según las mismas comerciantes, el sistema de desagüe está mal construido.El agua que sale de los inodoros regresa. Lo peor es que hasta la fecha la Alcaldía Municipal no hizo nada por subsanar este desperfecto.Como alternativa, se habilitó un antiguo baño a unos pasos del primero, por el cual las comerciantes deben pagar Bs 1 por cada ingreso, aun cuando los espacios son estrechos, además falta higiene.

El mercado tiene dos plantas. En la planta alta pocas casetas se encuentran ocupadas, además de algunas oficinas municipales.

El cielo falso en varios sectores se vino abajo y existen huecos en el techo. La cerámica del piso en algunos sectores está levantada y en otras partes rota. Y como si fuera poco, la terraza que tiene vista a la calle principal se encuentra apenas a unos centímetros de los cables de energía eléctrica.

Las comerciantes reclamaron porque en varias oportunidades pidieron a la Alcaldía la intervención a fin de solucionar los desperfectos, pero las autoridades hacen caso omiso, señalaron.Las comerciantes se concentran sobre todo en la planta baja, pero no pasan de 20 adjudicatarias que pagan entre Bs 60 a Bs 300 por el uso de las casetas, lo cual, aseguran es demasiado dinero, ya que las ventas son bajas debido a que la población no entra a comprar. “Yo pago a la Alcaldía mi derecho a tener una caseta, pero en la puerta del mercado se asientan las vendedoras ambulantes que pagan Bs 1 de sentaje y vende más que nosotras”, reclamó Juana Mamani, vendedora de verduras del mercado.

El mismo criterio tuvo la vendedora Damiana Rojas cuya caseta es más grande, en la cual vende abarrotes y variedad de artículos de comer, por la que paga cada mes Bs 250. La concejala Yolanda Mamani (Unico), aseguró que presentará una denuncia ante la Contraloría General del Estado porque considera que se trata de una malversación de fondos.