MARÍA CRISTINA GÁLVEZ : «PERDÍ MI TRABAJO PORQUE LA FEDERACIÓN SE NEGÓ A FIRMAR MI CARTA DE PERMISO PARA REPRESENTAR A BOLIVIA, TUVIMOS PROBLEMAS DESDE LA DOTACIÓN DE UNIFORMES»

María Cristina Gálvez, “la Messi boliviana”, después de dejar el nombre en alto de Bolivia en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Argentina, donde junto a la selección boliviana de fútbol obtuvieron el cuarto lugar en futsal damas, seguirá con su preparación a pesar de no tener ningún apoyo, según reveló.

“La verdad que fueron muchos problemas por lo que pasamos, para empezar, antes de venir no teníamos todavía nuestros uniformes, fuimos y hablamos con la Federación para que nos den una solución, hasta nos querían cobrar para entregarnos. Cuando teníamos que viajar nos dieron unos uniformes que estaban lleno de publicidades y lo peor de todo es que no llevaban nuestros nombres, estábamos muy molestas pero igual así tuvimos que viajar”.

Indicó que no pudieron utilizar dichos uniformes ya que estaba prohibido por la FIFA utilizar publicidades en la indumentaria por lo que incluso estuvieron al borde de dar de baja su participación, sin embargo, la comunidad boliviana en Argentina, gestionó unos nuevos uniformes y se los obsequiaron: “la gente boliviana nos apoyó muchísimo”.

Tras dejar boquiabiertos a más de uno por su forma de jugar, ahora Gálvez debe retornar al país, a su realidad, en la día a día se bate entre el estudio, trabajo y entrenamiento para alcanzar sus sueños, ante la indiferencia de quienes deberían apoyar a los talentos bolivianos.

La joven de 18 años tuvo que dejar su trabajo para representar a Bolivia debido a que la Federación se negó a firmar un permiso.

“Perdí mi trabajo porque la Federación me negó firmar un permiso. Me dijeron que solo me podían dar uno porque yo les había solicitado uno para mi colegio y otro para mi trabajo, entonces preferí dejar el permiso para mi colegio y mi trabajo lo perdí, así que cuando llegue buscaré uno porque trabajando cubro con los pasajes de mi entrenamiento”, afirmó.

Gálvez trabajaba en un prekinder cuidando a los niños: “Me dolió mucho porque debieron ayudarme, si solo era firmar”.

“Coquito”, como también se la conoce, se lesionó en un nacional antes de los Juegos, pero la Asociación de Santa Cruz no la hizo examinar con el médico, por lo que viajó a Buenos Aires lesionada, y por “amor a Bolivia” jugó sin poner atención al dolor.

0 0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.