GREMIALES EXIGEN A LA COMUNA QUE COMBATA EL COMERCIO ILEGAL EN ACERAS DE DONDE FUERON RETIRADOS

 

 

Para los comerciantes que fueron sacados de las calles de los grandes mercados no convencen los operativos que ha comenzado a llevar adelante la Alcaldía para no permitir que las áreas públicas recuperadas sean ocupadas por un ejército de vendedores ambulantes, los cuales han dado señales de que no están dispuestos a ser desalojados porque han atacado violentamente a los gendarmes y funcionarios municipales.

Los antiguos ambulantes, ahora acomodados en los mercados modelo del Plan Tres Mil, La Ramada, Abasto y Los Pozos, están nerviosos y por ello han anunciado una serie de marchas de protestas a partir de mañana, y tampoco descartan asumir medidas más radicales, como el bloqueo de avenidas si la comuna no endurece los controles.

Sin embargo, desde el municipio los operativos de desalojo y decomiso de productos se iniciaron el jueves con el control en el mercado Abasto, luego fueron a la rotonda del Plan Tres Mil, donde los gendarmes fueron recibidos con una lluvia de piedras de parte de los ambulantes.

EL DEBER