EX FISCAL GENERAL REVELA DESPUÉS DE 12 AÑOS, QUE RENUNCIÓ POR LA INJERENCIA DEL MAS

 

 

A 12 años de haber renunciado al cargo de Fiscal General del Estado, el reconocido abogado Pedro Gareca reveló en entrevista con ERBOL que tomó esa decisión porque había recibido insinuaciones e injerencia de altas autoridades del Gobierno del MAS, pero él se mantuvo firme en respetar la Constitución Política del Estado y procesar a todo ciudadano por igual.

Gareca renunció al cargo de Fiscal General el 1 de marzo de 2006, menos de dos meses después de la investidura de Evo Morales como presidente. En ese entonces, había informado que su decisión de retirarse del Ministerio Público obedecía a motivos estrictamente personales y familiares, pero ahora 12 años después confesó los factores que le hicieron asumir esa determinación.

“Hubo una insinuación, injerencia de altas autoridades del Gobierno y yo rechace aquello, porque Dios me trajo ahí para hacer respetar y cumplir la Constitución, y aplicar la Constitución y la ley en igualdad formal y, sobre todo, en igualdad material para todos los bolivianos sin injerencia”, manifestó en el programa La Mañana en Directo de ERBOL.

El jurista señaló que el intento de injerencia se realizó respecto a un hecho específico, pero evitó precisar cuál. Afirmó que entonces rechazó esa insinuación para que tergiverse su actuación como fiscal, y que no permitiría esa práctica en el Ministerio Público.

“Yo dejé la Fiscalía porque respeto la Constitución. Amo la Constitución, amo el contenido, funciones y dimensiones que tienen los derechos fundamentales y los derechos humanos, y no es que lo predico, sino es que lo aplico. Jamás llevaré a un enfermo de cáncer terminal a la cárcel, jamás llevaré a un inocente a la cárcel y jamás permitiré en una institución histórica como el Ministerio Público la injerencia y la intromisión política”, agregó.

Actualmente se desarrolla en la Asamblea el proceso para la elección de nuevo Fiscal General. La oposición ya ha denunciado que el MAS pretende designar a un abogado servil a las órdenes políticas el Gobierno.