EMPRESA GPA INNOVA CAMBIARÁ LOS CUESTIONADOS RESPIRADORES DE EMERGENCIA POR OTROS MÁS AVANZADOS ‘SIN NINGÚN COSTO’

El Gobierno boliviano recibió la semana pasada 170 respiradores de emergencia de la marca española GPA Innova para atender la pandemia de coronavirus. Sin embargo, una vez que los equipos fueron distribuidos en varias ciudades, médicos terapistas observaron que éstos no son aptos para Terapia Intensiva.

Tras la ola de críticas que surgió por la compra, la firma española se contactó con la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva para decirles que cambiarán sin costo adicional el modelo enviado, que es el básico, por el avanzado; según confirmó el doctor José Luis Prieto, presidente de la Sociedad en Santa Cruz.

Sin embargo, los aparatos ya fueron entregados en varias ciudades del país y el Ministerio de Salud defendió la adquisición, argumentando que se trata de equipos de emergencia que servirán para ‘salvar vidas’ de los pacientes hasta que puedan ser conectados a un respirador convencional.

EL DEBER habló con el ministro de Salud, Marcelo Navajas, pero dijo que dará una conferencia de prensa este lunes por la noche y que, hasta entonces, no se referirá a ningún tema.

El costo de los equipos

La compra de los respiradores fue financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y tuvo un costo de cerca de 5 millones de dólares. Según publicó el Ministerio de Salud en un comunicado, cada aparato costó 27.683 dólares en modalidad de entrega inmediata.

Sin embargo, EL DEBER encontró que los mismos equipos se comercializan en el Reino Unido por un valor de 8.000 euros el modelo básico y 11.000 euros el modelo avanzando. De igual forma, un funcionario de Gobierno, que prefirió mantener su nombre en reserva, dijo que «es una exageración los $us 5 millones. Puestos en Bolivia, los 170 costaron unos $us 300.000, siendo exagerados».

Desde el Ministerio de Salud informaron que ellos deben cumplir con las exigencias y requisitos que impone el organismo financiador, en este caso el BID. El organismo le dio el visto bueno a los respiradores que ya fueron distribuidos.

Mientras se aguarda la conferencia de prensa del Ministerio de Salud de esta noche, causa extrañeza que la empresa española GPA Innova se haya comunicado con la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, ente que no fue tomado en cuenta para dar su opinión sobre la compra de los respiradores, pero que sí salió a la palestra para criticar las características de los equipos.

EL DEBER