EL MAESTRO ES EL AGRESOR EN EL 60% DE DENUNCIAS EN COLEGIOS

 

Desde la promulgación de la ley 045, Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, en 2010, hubo 1.727 denuncias formales ante el Comité de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación.

“Eres un tonto”, “tú no sirves” “qué haces aquí”, son algunas de las agresiones de maestros a alumnos que fueron denunciadas en el Comité de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, que este año atendió 56 casos en colegios y el 60% (34) contra profesores.

“De las 56 denuncias atendidas, el 60% es en contra de maestros, quienes son acusados de maltratar a niños, sobre todo de los niveles inicial y primario; los casos entre pares son mínimos”, señaló Zulma Quisbert, una de las abogadas del Comité, que depende del Viceministerio de Descolonización.

Entre las denuncias más graves está el caso de una maestra acusada de discriminar a una estudiante con síndrome de Down. También dos educadores: uno por maltratar a un alumno por su orientación sexual diferente, y otro por agredir a una alumna por su identidad de género.

En octubre se hizo viral en las redes sociales un video que mostró a una profesora propinar al menos 15 golpes a una estudiante e incluso jalonearla de los cabellos, en un colegio de la comunidad El Cruce, en el municipio de Gutiérrez, en Santa Cruz.

En este caso, el Comité actuó de oficio ante la difusión porque la agresión estaba ligada a un acto de discriminación en razón de condición económica y procedencia.

“Ella (maestra) sabía que la mamá de la niña era de escasos recursos, analfabeta y no iba a hacer nada”, aseguró Quisbert.

La funcionaria detalló que, de las 56 denuncias, 12 llegaron a un proceso administrativo, y en las otras 44 se optó por la conciliación, que consiste en un memorándum, disculpas públicas y un acta de compromiso para no volver a incurrir en el acto.

Al respecto, el pedagogo Israel Lahor aseguró que los efectos de los gritos y las actitudes agresivas de un maestro son “devastadores” para el estudiante. “El niño, a esa edad, construye asociaciones con su entorno (…) y asocia la escuela con gritos y maltrato, lo que es negativo, pues va a relacionar escuela/educación con castigo/maltrato”.

El Reglamento de Faltas y Sanciones del Magisterio fija sanciones que van desde amonestación escrita hasta retiro definitivo.

Para el presidente de la Junta Nacional de Padres de Familia, Franklin Gutiérrez, el reglamento tiene deficiencias y vacíos jurídicos, por lo que piden revisión y base de datos de maestros agresores.

El Comité trabajará el próximo año en un protocolo de atención específica de estas denuncias.

La Razón

0 0

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *