EL DOBLE AGUINALDO LLEGARÁ SÓLO AL 14% DE LA POBLACIÓN TRABAJADORA DE BOLIVIA Y EN LA MAYORÍA DE ESTOS A QUIENES TIENEN BUENOS EMPLEOS

 

El doble aguinaldo es discriminador: sólo llegará al 14 por ciento de la población económica activa, y en la mayoría de los casos a quienes tienen buenos empleos; la inflación no será tan alta, pero sí temporal; en la mayoría de los casos se invertirá el dinero en consumo de productos importados, y se promueve la precarización e informalidad del empleo, pues muchos empleadores buscan ahora evitar esta responsabilidad.

Este análisis es realizado por analistas económicos consultados por este medio: Gonzalo Chávez, Gabriel Espinoza y Alberto Bonadona, además de datos estadísticos facilitados por la Fundación Milenio. Según esta última entidad, en Bolivia la población económicamente activa es de 5,4 millones de personas, de las cuales sólo 1,5 millones mantienen relación de dependencia laboral, pero sólo 798 mil (14 por ciento) tienen el contrato en regla que obliga a los empleadores a darles el segundo aguinaldo.

Respecto a la dinamización de la economía, los analistas consideran que, como este pago no estaba previsto, la población gastará en la compra de productos importados, como televisores, celulares, computadoras y otros electrodomésticos, por lo que las divisas saldrán del país.

Según una encuesta de empleabilidad del Instituto Nacional de estadística (en la que Milenio basa su análisis), 358 mil personas que recibirán aguinaldo son del sector público; 350 mil, del privado empresarial (medianas y grandes empresas), y algo más de 71 mil, de las pequeñas y microempresas.

Por ello, Espinoza observa que la medida beneficia sólo a quienes tienen contrato laboral, de relación de dependencia, con ingresos más altos que el resto de los trabajadores, no a los agricultores ni albañiles. “Lo que hace el doble aguinaldo más bien es ampliar las brechas entre trabajadores con todos los beneficios y aquellos del sistema informal”, dijo.

Además, el 15 por ciento de los trabajadores del sector público tampoco tendrá aguinaldo porque están contratados con la modalidad de consultores en línea o contratos eventuales.

Espinoza añade que esta medida contribuye a precarizar las condiciones de trabajo en el país. “Se crea menos empleo de calidad, los costos laborales están consumiendo a las empresas, la tasa de generación de empleo ha ido reduciéndose o por lo menos no ha crecido a ritmo que debería”.

Por su parte, Chávez considera que muchas empresas nacionales no lograron superar el 4,5 por ciento y tienen enormes dificultades para pagar. Como no pueden pagar, “estas empresas se pasan al sistema informal de manera parcial o total”, indica.

Chávez añade que, como el pago del doble aguinaldo no estaba previsto, la población gastará esos recursos en consumo, sobre todo bienes importados. “Beneficia a los comerciantes del sector informal que van a importar más cosas”, concluye.

Espinoza explica que, cada año, en el país se incrementa el consumo de bienes importados. En 2005, de cada dólar que se gastaba en Bolivia, 85 centavos eran para productos nacionales y el resto para importaciones, pero en 2017, sólo 65 centavos se gastan en productos nacionales y el resto se compra productos importados.

Para Bonadona, en tanto, el doble aguinaldo dinamiza la economía y un porcentaje va al comercio informal. “Muchos no van a recibir el beneficio de manera directa, pero la gente va a comenzar a comprar y los objetos importador de línea blanca son los preferidos. Otros van a ahorrar. Entonces ese dinero no va al mercado”, explica.