CINCO PAÍSES OFRECIERON A BOLIVIA ALTERNATIVAS PORTUARIAS PARA CARGA

 

Al menos cinco países ofrecieron a Bolivia alternativas portuarias y zonas francas para la carga nacional. Perú, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay realizaron diferentes propuestas que hasta la fecha no se han materializado para dejar de utilizar puertos chilenos.

Ilo es una de las alternativas portuarias que está en proceso de negociación con Perú.  El diálogo con el país vecino se retomó desde el primer encuentro binacional realizado en la ciudad de Puno el 2015. El proyecto de ampliación de ese paso fronterizo tomo relevancia desde que se puso en marcha el corredor bioceánico.

Puerto Busch es otra de las propuestas portuarias que, tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), está siendo considerado seriamente por las autoridades del Gobierno. El tratado firmado con Paraguay en 1937 permite que embarcaciones bolivianas puedan alcanzar el mar partiendo desde sus propios muelles y, tras cruzar un río paraguayo, desembocar en el Océano.

Los puertos uruguayos de Montevideo y Nueva Palmira, que en 2017 fueron visitados por el entonces canciller Fernando Huanacuni, se constituyen en una interesante opción para la exportación de mercancías bolivianas hacia Europa y África.

La Administración de Servicios Portuarios-Bolivia (ASP-B) y su par uruguaya Administración Nacional de Puertos (ANP) elaboraban los protocolos jurídicos y de logística para efectivizar el traslado de la carga.

Por otra parte, Argentina también dio a Bolivia una zona franca de casi 55 mil metros cuadrados en el puerto de Rosario en 1969, y Brasil ratificó en 2015 un tratado de 1990 para entregar acceso a un “depósito franco” en el puerto de Paranaguá.

Aunque existen limitaciones en los puertos Jenifer, Aguirre y Gravetal, que operan en la hidrovía Paraguay-Paraná para una salida soberana al Océano Atlántico, los costos del movimiento de carga contenerizada son inferiores en relación a los puertos chilenos.

Un estudio citado por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) da cuenta que el costo de la importación de este tipo de carga, en las condiciones actuales de estos puertos, sería aproximadamente un 30 por ciento menos del costo de importación a través de Puerto Arica, mientras que el tiempo bajaría en al menos 10 días.

En 2017, según datos del IBCE, el movimiento de carga por la hidrovía Paraguay-Paraná fue de 1,6 millones de toneladas. Los productos más exportados son la torta de soya, aceite de soya, clinker y hierro, mientras que las importaciones son básicamente diésel, gasolina y malta sin tostar.

Gary Rodríguez, gerente general del IBCE, mencionó que los costos de operación a en los puertos de la hidrovía bajarán en la medida que incremente su uso.

Sin embargo, hizo referencia a un estudio que da cuenta que, en las actuales condiciones, la carga contenerizada proveniente de Asia demora entre 51 a 61 días para llegar a Puerto Arica, mientras que utilizando la hidrovía el tiempo puede reducirse entre cinco a 11 días y los costos hasta en un 22 por ciento.

Agregó que, en el caso de la carga proveniente de Europa, se ahorra un tiempo que oscila entre 11 a 14 días y los costos se reducen hasta en un 36 por ciento, mientras que la carga que llega desde Estados Unidos y la costa este tendría un ahorro de tiempo de 10 a 15 días y un 30 por ciento en términos monetarios.

LOS TIEMPOS