ALCALDE DE QUILLACOLLO GOBIERNA DESDE LA PLAZA; UNA SILLA, UN ESCRITORIO Y UN CARTEL CON EL LETRERO DE “ALCALDE”

 

 

Eduardo Mérida, el alcalde suspendido de Quillacollo por una acción de cumplimiento por la presunta falsificación de su libreta militar, decidió “gobernar” desde la plaza 14 de Septiembre.

Ayer, sentado en una silla tapizada y en un escritorio sobre el que descansa un cartel con el letrero de “alcalde”, ejerció sus funciones.

“No me dejan entrar a mi oficina, me han suspendido por segunda vez y de la manera más ilegal (…) por que un juez hizo caso al MAS cuando yo no tengo ninguna de las cinco causantes de impedimento que dice la ley”, dijo, mientras recolectaba firmas en su apoyo en cuatro cuadernos.

La escena inédita de un alcalde gobernando desde una plaza se debe a una serie de sucesos que atraviesa Quillacollo, que desde hace 14 años ha tenido nueve alcaldes.

En el último mes, el municipio fue dirigido por dos alcaldes, primero por Eduardo Mérida (FPV) y luego por Zacarías Jayta (FTV y afín al MAS). Además, 40 funcionarios renunciaron, otros 80 fueron despedidos y se contrató a 135 personas.

La inestabilidad municipal y falta de institucionalidad ocasionaron una gestión deficiente que presenta un 16 por ciento de ejecución presupuestaria.

“En promedio, 80 fueron retirados por que no cumplían sus funciones”, informó el director de Recursos Humanos, Gerson Escalera.

Acotó que los repentinos cambios de personal generaron “la falta de coordinación y cortes en la gestión”.