MAYRA, LA MUJER QUE CONDUCE UN CAMIÓN CON SU COPILOTO DE TRES AÑOS

 

Cuando se generó el conflicto entre los transportistas y la fábrica de cemento Fancesa porque esta había decidido bajar Bs 2 por bolsa de cemento al flete de los camiones y los principales dirigentes del transporte fueron enviados a la cárcel, apareció una joven de pollera, de 28 años, líder de una asociación que aglutina a 208 varones, que se puso adelante del conflicto, que no tuvo miedo y que logró un acuerdo entre ambos bandos. Esa fue Mayra Delina Garrado Pinto, que no solo es la heredera del camión de la familia, un Volvo modelo 2008, sino también la conductora del mismo, un armatoste de 30 toneladas. A menudo transita los más de 400 kilómetros al frente del camión, teniendo como copiloto a su hijo de tres años.

Mayra se hizo en la ruta, no sin antes, a sus nueve años para ser más exactos, aprender a conducir. Hoy por hoy, se sube a cuanto rodado se requiera. Conduce tractor, volqueta, camión, taxi… claro que en este momento, con el brazo quebrado, no puede hacerlo. Se lo fracturó cuando cambiaba una de las llantas del camión que pesa unos 60 kilos aproximadamente.

En algunos lugares hace paradas para estirar las piernas, revisar el estado de las gomas y para jugar un poco con su pequeño. “Le encanta coleccionar piedras y hago paradas donde hay agua porque eso nos gusta mucho”, refiere Mayra, pero al mismo tiempo su cabeza ya está cavilando qué va a hacer al año, cuando le toque entrar a kínder a Emanuel. “No sé qué voy a hacer, por ahora me ha parecido buena idea hacer carreras al aeropuerto y estoy pensando en achicar el camión para convertirlo en camioneta y sacar verduras como lo hacía antes”.

El 11 de octubre, el Concejo Municipal de Sucre le hizo un reconocimiento por el Día de la Mujer, por haberse destacado en su labor profesional, pues Mayra sigue siendo presidenta de la Asociación de Transporte Pesado de los Pueblos Originarios de Chuquisaca.

 

EL DEBER