EL PRIMER HOTEL CHOLET DE BOLIVIA: OFRECEN UN PASEO POR EL SALÓN DE EVENTOS Y BAILES, APRENDEN DE LA CULTURA, COSTUMBRES Y GASTRONOMÍA ANDINA. TODO COMO SI FUERAN COMPADRES

 

 

Desde el ingreso al inmueble los visitantes viven un mundo mágico. Les reciben con cohetillos al estilo preste, les ofrecen un paseo por el salón de eventos y bailes, aprenden de la cultura, costumbres y de la gastronomía andina. Y cuando los turistas extranjeros aún asimilan el derroche de colores e información sobre los ancestros, reciben la explican del porqué el lugar donde están se llama Cholet.

Así es la bienvenida que da a los turistas extranjeros en el hotel Cholet Havana que se encuentra instalado en la zona 16 de Julio. Los propietarios quieren que los visitantes vivan y sientan en carne propia la identidad andina.

Con la experiencia de la administración hotelera en el municipio de Coroico, la familia Condori apostó por El Alto bajo la lógica de que no existen ofertas particulares en esta urbe. Por eso se lanzaron con esta propuesta.

La idea nace como una alternativa frente al modelo administrativo tradicional del servicio hotelero por uno participativo. En el hotel Cholet Havana no existe una línea de recepción; por el contrario, se rompen moldes. Los anfitriones les ofrecen un recorrido y les dan información sobre los ambiente del hotel y la zona donde está emplazada la cultura andina (fiestas y danzas tradicionales) y otros aspectos de El Alto. Todo ello como si fueran amigos, como si fueran compadres.

“Los turistas están hartos de lo mismo, lo tradicional. Ellos quieren compartir experiencias y eso es lo que les brindamos. Hemos ido mejorando las condiciones del edificio”, explicó Roy Manuel Condori, Gerente Propietario.

El edificio comenzó a funcionar como hotel en marzo, en cuatro meses albergó a más de 500 extranjeros de diferentes nacionalidades: franceses, alemanes, árabes e ingleses a quienes les pareció muy interesante el hotel.

El cholet tiene cinco pisos, su fachada andina fue pintada con verde y negro, muy llamativos a los ojos de los turistas. Su salón de fiestas es el mejor de El Alto, ha sido decorado con diseños, figuras geométricas, columnas y arcos de color naranja y amarillo.

Tiene 12 habitaciones tapizadas con aguayo. En el interior muestran diseños de cuadros de la artista paceña Sofía Monrroy quien tuvo la idea de pintar cuadros en aguayos con diferentes temáticas, como La Cholita en el Teleférico, Los yatiris, Las Cholitas luchadoras y danzas folclóricas. En cuanto a la gastronomía, cómo no, es andina, por lo que el chairo, el plato paceño, el pesq’e y el charquecan son los platos favoritos.