ANCIANA DE 98 AÑOS SE MUDA A CASA DE REPOSO, PERO PARA CUIDAR A SU HIJO DE 80 AÑOS

Ada Keating es una mujer inglesa de 98 años, quien recientemente tomó una de las decisiones más difíciles de su vida y dejó su casa para mudarse a una residencia para ancianos, ubicada en Moss View, en Liverpool.

Aunque su edad es extremadamente avanzada, Ada tomó esta decisión no porque ya no pueda valerse por sí misma, sino por algo aún más grande, el amor que le tiene a su hijo Tom, un hombre de 80 años quien  vive en ese lugar desde hace un tiempo y a quien quiere cuidar hasta el último día de su vida.

Un año después de que Tom Keating llegara al centro Moss View en Liverpool, Inglaterra, su madre Ada no soportó imaginarlo paseándose solo y triste por los corredores del lugar. Entonces,  tomó su peine, sus blusas y su toalla de baño y se convirtió en residente de la misma casa de reposo. Por supuesto que Tom estaba bastante sorprendido.

Ambos  comparten un vínculo muy especial porque Tom nunca se casó y vivió siempre en casa de Ada, es por eso que les resulta natural vivir juntos, pero en otra ubicación, el hogar Most View. Para ella, el amor es incondicional e innegable.

“Le doy un beso de buenas noches y lo dejo durmiendo. Cuando amanece, vuelvo a darle un beso para despertarlo. Él extiende los brazos con una sonrisa de niño y yo lo abrazo como siempre lo he hecho”, dijo Ada Keating a Liverpool Echo

Estamos muy bien aquí. Yo estoy muy contento de que mi madre haya venido a acompañarme. Alguna veces me dice, ‘¡Tom, compórtate!’. Ella es muy buena al momento de cuidarme”, expresa Tom Keating a Liverpool Echo.

Ada y Tom disfrutan cada nuevo día en dicho lugar sabiendo que esos serán los últimos de sus vidas y claro, ambos están muy felices de poder pasarlos juntos. Y , por supuesto, todos hemos amado alguien profundamente en esta vida, pero en este amor hay algo más.  De verdad, madre solo hay una.

0 0

También te podría gustar...