PRESUPUESTOS DE MINISTERIOS CERRADOS REPRESENTA EL 3,8% DE GOBIERNO Y DEFENSA

Los tres ministerios que cerraron: Comunicación, Cultura y Deportes, tenían para este año un presupuesto asignado de 283 millones de bolivianos, de los cuales hasta abril pasado ejecutaron un total de 59 millones y les quedaba unos 224 millones, que es lo que se prevé que se ahorrará. Mientras que para las carteras de Gobierno y de Defensa se destinaron 7.475 millones, y hasta abril había un saldo de 5.758 millones de bolivianos, según el Sistema Integrado de Gestión y Modernización Administrativa (SIGMA).

Es decir, los presupuestos de los ministerios cerrados por la administración de Jeanine Añez representan el 3,8% en relación a los presupuestos de los ministerios de Gobierno y de Defensa.

Dos expertos en presupuesto afirman que con la medida aplicada por el Gobierno, de absorber tres ministerios a otros, sólo se generará un ahorro mínimo y que se debe apuntar a otras disposiciones como recortar el gasto corriente, que se destina en sueldos y salarios de los trabajadores de las entidades públicas.

De acuerdo con el desglose y el cuadro elaborado por el economista Jimmy Osorio, con base en datos del SIGMA, al Ministerio de Deportes se le asignó un total de 45,9 millones de bolivianos, de los cuales sólo ejecutó hasta abril pasado un total de 7,5 millones; es decir que hasta esa fecha le quedaban Bs 38,4 millones, porque falta restar el monto gastado en mayo.

En el caso del Ministerio de Cultura se le asignó 80,3 millones de bolivianos y hasta abril tenían un saldo de 67,7 millones, y para Comunicación se dispuso 157,20 millones y le sobraban 118,3 millones. El total del saldo de los tres casos son 224 millones, con base a datos hasta abril pasado.

Entretanto, los ministerios que obtuvieron mayores recursos son el de Gobierno con 4.024,7 millones, de los que ejecutó 947,1 millones y le queda 3.077,6 millones. Le sigue el de Defensa con 3.451,1 millones, de los que gastó 770 millones y le queda un saldo de 1.539,2 millones de bolivianos.

También está el Ministerio de Salud con una asignación de 3.481,1 millones, de los que, pese a que en el país se registra una pandemia por coronavirus desde marzo pasado, sólo ejecutó 823 millones y tiene en sus cuentas más de 2.000 millones de bolivianos.

El jueves, la presidenta Jeanine Añez, afirmó que con el objetivo de ahorrar el gasto del Estado y afrontar la emergencia sanitaria por el coronavirus, reducirá tres ministerios y cerrará las embajadas en  Irán y Nicaragua. También anunció la eliminación de “cargos innecesarios creados por el MAS”.

Observan cambios  estructurales

Luego de que el Gobierno informara sobre el cierre de tres ministerios: de Comunicación, de Cultura y de Deportes, varios políticos cuestionaron que un gobierno de transición haga cambios estructurales. La presidenta de la Asamblea Legislativa, Eva Copa, anunció que pedirá un informe.

El candidato por Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, cuestionó ayer la reducción de los tres ministerios e indicó que ésta no representa un verdadero ahorro en el Presupuesto General del Estado. Además, dijo que la Presidenta vulnera la Constitución Política del Estado al asumir una decisión que no le compete.

“Hace unas horas la Presidenta nos ha dicho que reduce ministerios para priorizar la salud, recordémosle a la presidencia que en plena pandemia del coronavirus destinó 506 millones de bolivianos para los ministerios de Defensa y Gobierno; seguridad por encima de salud”, escribió en su Facebook.

Entretanto, el expresidente Jorge Tuto Quiroga mencionó que en Bolivia sin cultura, es como una persona sin alma. “El camino para reducir de peso no es extirpar el corazón, es recortar la grasa de viajes, gastos, corrupción, embajadores que no explican, erogaciones publicitarias”, observó.

Por su parte, Copa afirmó que la eliminación de los ministerios generará desempleo en el país, por lo que solicitará al Gobierno transitorio informes escritos y orales sobre las razones técnicas que les llevaron a implementar esta medida, más aún cuando la presidenta Añez puso en vigencia el Decreto Supremo 4199, de inamovilidad laboral durante la pandemia del coronavirus.

PÁGINA SIETE