MADRE DESCUBRE EN EL CELULAR QUE SU HIJA DE 16 AÑOS MANTENÍA RELACIONES SEXUALES CON UN HOMBRE MAYOR POR 10 AÑOS Y PRESENTA DENUNCIA EN LA FELCV DE COCHABAMBA POR ESTUPRO

 

 

Ariel, de 26 años, conoció por el whatsApp a Beatriz, de 16 años. Una solicitud de amistad fue suficiente para engancharse, hacer amistad y hasta concretar una cita para tener sexo, lo que le costó después al galán ser acusado de «estupro».

La diferencia de edad, 10 años entre uno y otro, no fue barrera en el momento de estrechar relaciones de amistad y luego consumar el acto sexual.

Ariel y Beatriz se habían conocido solo dos meses y sus conversaciones por las redes sociales se hizo más y más frecuente al punto de intercambiar halagos, mensajes amorosos, música, fotografías y otros.

Todo ese material fue descubierto el domingo pasado por la madre de la adolescente cuando su hija había entrado a la ducha y por olvido dejó su celular en su cama donde momentos antes la pareja estaba conectada por el whatsapp.

La mamá se escandalizó al descubrir imágenes de su hija desnuda en un alojamiento, fotos que Ariel le había sacado con su celular para luego compartirla por el WhatsApp a la joven.

Sin decir nada, la madre salió de su casa y se fue a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia de Cochabamba con el celular de su hija a denunciar a Ariel por el delito de estupro, abuso sexual y corrupción de menores.

En sus declaraciones la madre señaló que su hija había mostrado un cambio de conducta muy grande, de niña recatada se transformó en una joven muy abierta, vestía con ropas escotadas y faldas cortas, ropa que la madre nunca le había comprado.

Cuando le preguntó por su vestimenta, la joven le había mentido señalando que le daban en su trabajo y debía vestirse de ese modo.

La Policía tomó datos del mismo celular y acudió en busca del sindicado hallando a Ariel en un surtidor de la avenida Panamericana, zona sur, donde el hombre de 26 años trabajaba como vendedor de combustible.

El hombre, después de conocer a la chica por las redes sociales, había logrado conseguirle un trabajo en el mismo surtidor para verla a diario y poder salir con ella.

La madre pidió justicia y que el sujeto sea remitido a un penal para que deje de ver a la adolescente a la que según manifestó la estaría echando a perder.

El sindicado, por su lado, manifestó que todo ocurrió naturalmente, se conocieron, se enamoraron y decidieron tener relaciones sexuales, no hubo presión. El hombre negó que se haya aprovechado de la inocencia de la joven.

La policía mantiene en arresto a Ariel en celdas de la EPI sur a la espera de una audiencia de medidas cautelares.