LIBERAN A MADRE DESPUÉS DE UN MES DE ESTAR RECLUIDA POR FALSA ACUSACIÓN, ARGUMENTANDO FALTA DE ASISTENCIA FAMILIAR A UN HOMBRE QUE LA MANTUVO SOMETIDA DESDE LOS 14 AÑOS

 

Maribel V. D., una mujer de 20 años recluida en la cárcel de San Pedro del municipio de Sacaba por un caso de asistencia familiar, fue liberada ayer tras un mes de estar detenida injustamente.

La Defensoría del Pueblo señaló que la joven de 19 años  fue detenida de manera injusta y con documentos fraguados que la acusaban de no haber pagado asistencia familiar, presentados por su agresor y expareja.

Maribel no contuvo la emoción al encontrarse con su madre y su bebé de cinco meses. «Quiero que pague ese hombre he estado alejada de mis pequeños todo este tiempo. He estado encarcelada injustamente, el papá de mis hijos me ha hecho esto, me ha hecho mil cosas a mí y a mi familia», dijo entre lágrimas al salir del penal.

Daniel V. L. conoció a Maribel cuando ella tenía tan solo 14 años, tuvieron tres hijos, mientras ella era víctima de violencia.

Según el representante del defensor del Pueblo, Nelson Cox,  Maribel  tuvo que huir de su casa en enero de este año porque era víctima de violencia intrafamiliar.

 «La mantenía en una especie de esclavismo sexual en casas ubicadas en las localidades de Ivirgarzama y Tiquipaya», manifestó Cox. 

El juez público mixto civil y comercial, de familia y sentencia penal de Ivirgarzama, Luis Pereira Jiménez fue quien dispuso la libertad de Maribel, el miércoles por la noche y fue notificada ayer.

Mientras que el  juez que determinó su detención y avaló los documentos fraguados emitidos por la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Ivirgarzama, falleció hace poco.

«Ha habido excesos que han permitido utilizar la normatividad para cometer injusticias con documentos urdidos que han sido validados por una autoridad», sostuvo el representante del defensor del Pueblo.

Maribel señala que todavía tiene miedo por las amenazas que su agresor le hizo antes de entrar a la cárcel. “Voy a pedir garantías porque él me amenazó de muchas formas, me dijo que nunca me iba a dejar en paz”.  

El demandante del caso cumple una detención preventiva en la cárcel de San Pablo en Quillacollo, hace dos semanas por un cargo de violencia intrafamiliar y  se añadirá en su contra una demanda por estupro.