FUNCIONARIO DETENIDO POR EL CASO ‘RESPIRADORES’ TRABAJÓ CON GABRIELA MONTAÑO DESDE 2015

Fernando Valenzuela Billewicz tiene mucho recorrido en el ámbito de la abogacía en la función pública. En ese campo acompañó a Gabriela Montaño Viaña en sus dos últimos cargos antes de salir rumbo a México con Evo Morales. El funcionario, que hoy fue detenido por la investigación de la supuesta corrupción en la adquisición de respiradores mecánicos, fue asesor jurídico de la militante del Movimiento Al Socialismo (MAS) en la Cámara de Diputados y en el Ministerio de Salud.

El Auto Supremo N° 636/2016-RA, de agosto de 2016, revela que Valenzuela Billewicz interpuso un recurso de casación a favor de cuatro funcionarios de la Cámara de Diputados que fueron denunciados por uso indebido de influencias, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, incumplimiento de deberes, falsedad material, falsedad ideológica y uso de instrumento falsificado. El hoy acusado era director jurídico de la instancia legislativa en las gestiones entre 2015 y 2018.

Luego, Valenzuela Billewicz fue director jurídico del ministerio de Salud mientras Montaño fue ministra de esa cartera del Estado. El funcionario firmó varios documentos con ese cargo y se quedó en esa instancia como encargado de adquisiciones. Uno de los documentos en los que se lo incluye es en la convocatoria de un congreso de Nefrología en Bolivia en 2019 y él es quien firma la convocatoria.

El diputado Víctor Borda, de filas del Movimiento Al Socialismo (MAS) y que luego de Montaño fue presidente de Diputados, señaló que no conoce al investigado y pidió a la justicia intervenir en este caso. «No lo conozco», dijo el legislador.

Se conoce que Montaño está en Argentina junto a Evo Morales y Álvaro García Linera y ahora tiene poca actividad pública. La ex ministra aparece de vez en cuando en su cuenta de Twitter.

Hoy, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, confirmó a EL DEBER que el encargado de adquisiciones del Ministerio de Salud fue detenido para ser interrogado por el presunto sobreprecio en los 170 ventiladores de emergencia que llegaron el jueves pasado al país.

Un boletín de esa cartera de Estado señala que la aprehensión de Valenzuela se dio luego que el Viceministerio de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción evidenció que fue él quien se encargó de la adquisición directa de la compra de los ventiladores. De acuerdo con los reportes, recibió la proforma en una empresa que ofrecía respiradores a mitad de precio, pero, pese a ello, compró los respiradores más caros.

Pau Sarsanedas, CEO de la empresa GPA Innova, fabricante de los respiradores, manifestó en el programa “Antes del Mediodía” de Radio Fides que el respirador básico -modelo adquirido por Bolivia- tiene el precio de 6.000 euros (6.567 dólares) y que los accesorios suman 2.000 euros más. Por lo cual el modelo básico cuesta en total 8.000 euros, equivalentes a 8.756 dólares.

El Ministerio de Salud informó a través de un comunicado que pagó por cada equipo 27.683 dólares, lo que hace un total de 4,7 millones de dólares que fueron cancelados gracias a un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entidad que verificó la adquisición y no la objetó.

Con esas cifras, entre lo que cuestan y lo que pagó Bolivia hay una diferencia de más de 3 millones de dólares. Los equipos fueron enviados a Bolivia la semana pasada en un avión de BoA.

EL DEBER