EXHUMARÁN LOS RESTOS DE CLAVIJO, EL POLICÍA QUE PARTICIPÓ EN EL ASALTO AL HOTEL LAS AMÉRICAS Y ASESINÓ A SU PAREJA

La Fiscalía General del Estado informó este martes que pedirá una auditoría técnica jurídica a los restos del subteniente Jorge Clavijo, a quien se responsabiliza por la muerte de su pareja, la periodista Hanalí Huaycho Hannover. El estudio se realizará porque el informe de genética elaborado por el IDIF en 2013 sobre el cadáver dejó dudas sobre la autenticidad del mismo.

Clavijo formó parte del grupo de policías que ejecutó el ataque al hotel Las Américas el 16 de abril de 2009, cuando terminaron asesinados tres ciudadanos extranjeros a los que el gobierno del MAS acusó de formar parte de una célula terrorista. Así, hace más de una década, se originó el denominado caso terrorismo que terminó con más de una treintena de empresarios cruceños en la cárcel.

Juan Lanchipa, fiscal general del Estado, brindó una conferencia de prensa en Sucre con motivo del nombramiento de dos nuevos fiscales, para Chuquisaca y La Paz. En el acto, hizo conocer la decisión de la auditoría técnica jurídica a los restos de Clavijo.  “Vamos a instruir llevar adelante la exhumación del cadáver de Clavijo, estamos preparando con el director del IDIF cómo se va a llevar acabo toda esta auditoría técnica sobre el informe del IDIF en 2013”, sostuvo el Fiscal.

La identidad de Clavijo se hizo pública en los medios de comunicación del país en febrero de 2013, a raíz del feminicidio de Hanalí Huaycho, su esposa, con quien tenía un hijo y estaba en proceso de separación. El uniformado, principal sospechoso de la muerte, se dio a la fuga y estuvo desaparecido por meses hasta que un equipo de búsqueda dio, supuestamente, con sus restos en Los Yungas (La Paz).

La Policía aseguró que los restos en descomposición pertenecían al exteniente de la Policía con el argumento de que portaba documentos de un celular que compró, estaba supuestamente con la misma ropa que huyó y tenía la misma estatura. No obstante, la familia de Huaycho cuestionó la versión de la Policía y pidió una prueba de ADN por parte de una entidad internacional. Pero, pese a estas observaciones, en septiembre de 2014 la Fiscalía dio por cerrado el caso.

El Deber