DENUNCIAN POR XENOFOBIA A FUNCIONARIA DE HOSPITAL EN SANTA CRUZ

 

“Esa extranjera que se ha creído, que porque ella llega se le tiene que atender, ella tiene que darse cuenta que es extranjera peruana, tiene que venir suavita, no tiene derecho a pedir o exigir nada, está en Bolivia y ella tiene que aceptar lo que decimos, si 100 o 1.000 veces tiene que regresar lo tiene que hacer, el extranjero es al último al que se atiende, ellos no tienen derecho a nada, solo se atiende a bolivianos”, habría expresado Eva J.,funcionaria del hospital San Juan de Dios de la ciudad de Santa Cruz, según la denuncia presentada por una mujer peruana, Gladys C. por tratos discriminatorios y xenofóbicos.

Gladys C. es madre de Renatto C., ciudadano peruano recluido en la cárcel de Palmasola. La denuncia indica que los hechos ocurrieron cuando ella acudió al Hospital San Juan de Dios por la salud de su hijo que presentaba un cuadro hepático y salmonelosis. En el lugar no pudo hacer los análisis clínicos porque no tenían insumos. Tuvo que acudir a otros laboratorios pero retornó al San Juan de Dios por ser el centro designado por los médicos de Régimen Penitenciario.

Luego de tres días de realizado los análisis en un laboratorio externo, la mujer regresó con los resultados al Hospital que estaba en paro médico, pidió atención de emergencia por la salud de su hijo.

“Pedí asistencia médica de emergencia (dije) ‘por favor mi hijo esta amarillo con Hepatitis A y Salmonella, necesito que un médico me diga las medicinas que debo comprar para enviarlas al recinto, lleva 11 días sin la medicina correcta que debe tomar’», recibiendo la respuesta de que se encontraban en paro.

Otra funcionaria llamó a Eva J., de Cobranzas, quien respondió a la súplica de Centeno: “Si se muere su hijo va ser en el penal, aquí en el hospital no va a ser, porque él no se encuentra en este hospital, vaya al penal, reclame, diga, haga lo que quiera, pero es en el penal, allá tienen ocho médicos que los atienden a los presos”.

Con esa respuesta Centeno acudió a Asistencia Social y al regresar con la responsable del área escuchó vociferar a Eva lo referido en la parte superior.

La denuncia fue presentada ante Oscar Urenda, secretario de Salud y Políticas Sociales de la Gobernación de Santa Cruz en la que pide poner fin a este tipo de trato porque fue en contra de su dignidad y de la salud de su hijo.

ANF