BOA REPORTA DAÑO DE $US 30 MILLONES Y PIENSA PEDIR CRÉDITOS

Tras haber permanecido más de un mes sin operar, Boliviana de Aviación (BoA) reporta una pérdida económica de unos 30 millones dólares, deuda a la que se suman los altos alquileres que debe pagar de 14 naves que no están operando.

Ante la difícil situación, la empresa pretende aplicar una política de recuperación, una vez que se levante la cuarentena, y confía en superar la crisis mediante créditos del Gobierno nacional, declaró el gerente de la aerolínea, Carlos Eduardo Scott Moreno.

“Hay un daño económico muy grande. Los costos siguen corriendo, tenemos costos elevadísimos de personal, pero, sobre todo, en alquiler de las naves; tenemos 14 naves alquiladas y la mayoría se rige por leyes de Estados Unidos. Ésa es una herencia que tenemos, pero los costos son elevadísimos. Monstruosos los calificaría yo”, dijo Scott.

Hasta antes de la cuarentena, los ingresos anuales de BoA superaban los 210 millones de dólares por ventas brutas, y las pérdidas de más de 30 días oscilan entre 25 y 30 millones de dólares.

“La situación de la empresa es delicada en el tema financiero, por este tema de los costos que siguen corriendo. Pero nosotros somos cautelosamente optimistas, podemos enfrentar el futuro con el apoyo gubernamental que se va a dar seguramente y también como una adecuación, modernización administrativa y operativa, para afrontar el futuro de manera efectiva”, dijo el gerente.

La empresa tiene un crédito del Fondo para el Desarrollo Productivo (Finpro II) proveniente del Gobierno nacional, que fue aprobado en 2017 para equipamiento y renovación de la flota de la aerolínea.

Sin embargo, la empresa también podría beneficiarse de otros créditos y beneficios. Con ese objetivo, el directorio de la empresa, conformado por los ministros de Obras Públicas, Planificación y Presidencia, entre otros, ha ido sosteniendo en estos días reuniones extraordinarias.

“Esa primera reunión ha logrado avances importantes (esta semana que concluye). Finpro o cualquier otro método financiero al que se acuda requiere de procesos que en algunos casos son complejos”, dijo Scott.

Alquileres

El gerente de la aerolínea expresó su preocupación por los costos elevados del alquiler de 14 naves, que fueron negociados en Estados Unidos y sólo por ejecutivos en la pasada gestión del MAS. “Ha habido un terrible nivel de confusión en el manejo de los contratos de alquileres porque éstos, en su mayoría, no son operativos, pero los costos son muy elevados. Como crítica preliminar, puedo decir que no han sido bien negociados. Sólo la gerencia general estaba en esto y los contratos se negociaban en Estados Unidos. Eso me parece reprobable porque otras áreas debieron haber participado más activamente”, indicó.

A eso se suma que las naves alquiladas que no están operando deben ser sometidas a un riguroso proceso de mantenimiento mientras están en tierra, sin operar. Esto también representa un alto costo.

“Una aeronave en tierra requiere un tratamiento especial que en varios casos es hasta más estricto que el que tiene cuando está operando en circunstancias normales”, explicó Scott.

BoA también debe pagar alquileres de turbinas, y por ello, la aerolínea estatal ha solicitado a sus arrendadores de aeronaves y turbinas el diferimiento de pago por tres meses.

14 aeronaves de BoA son alquiladas, pero están en tierra; se paga el arrendamiento sin que generen beneficios. /Los Tiempos