REPORTAJE: EN MAYO COMENZÓ EL CALVARIO DEL PREMILITAR AL QUE LE HICIERON INGERIR HECES

 

 

Los maltratos físicos y psicológicos a los que fue sometido el premilitar Cristhian por instructores del cuartel Ingavi, dejaron en el adolescente serios problemas psicológicos. Resulta que la agresión cometida por un sargento, quien le obligó a ingerir heces fecales, fue uno de los últimos casos de agresión de una serie de varios. Por ello la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del Distrito 1 de El Alto intervino en el caso con la atención psicológica de la víctima.

La secretaria de Desarrollo Social de la Alcaldía de El Alto, Blanca Mendoza, informó que además de brindar atención al adolescente, se sumará a las investigaciones sobre este caso de abuso.

“Estamos haciendo el seguimiento de este caso, mientras tanto el adolescente está recibiendo atención psicológica con nuestros profesionales”, señaló.

El hecho que desencadenó la denuncia ocurrió cuando el sargento Jhonny Gutierrez le obligó a ingerir heces de animal. La madre de la víctima fue quien se percató del cambio de carácter de su hijo cuando fue a visitarlo al campamento que realizaron en la población de Tilata, donde evidenció que el oído de su hijo sangraba.

“Le he notado raro a mi hijo. Él no quiso hablar nada yo le pregunté qué le pasó y él me dijo que todo estaba bien. Lo vi con la oreja ensangrentada y me contó que efectivamente uno de sus instructores lo había golpeado. Le recomendé que vaya a sanidad para que sea atendido y me fui del campamento. Llegué a mi casa y le dije a mi hijo mayor lo que estaba sucediendo. Es así que fuimos a denunciar al cuartel”, explicó la madre.

José, el hermano del premilitar, informó que acudieron al recinto cuartelario donde se entrevistaron con autoridades superiores pero no recibieron la ayuda esperada

“Le hemos hecho conocer de la situación al mayor Bascopé y él nos insinúa que tomemos acciones con nuestra propia mano, pero nosotros no hemos dado lugar a esa insinuación. Entonces le hemos dicho que lo íbamos a sacar a mi hermano porque necesitaba atención médica”, sostuvo.

El calvario de Cristhian comenzó en mayo, cuando comenzó a ser hostigado por otro de los instructores de nombre Sangalli Quisbert, quien le hizo tomar un líquido de color amarillo salado que se presume que es orín. Posteriormente, Gutiérrez comenzó con el maltrato físico.

“Mi cliente ha sido golpeado, lo patearon en un costado primero y luego en el otro y esa situación ha sido replicada día tras día”, explicó el abogado José Tavel.

Por otra parte, Cristhian relató que la relación con sus compañeros de escuadrón no era de las mejores, ya que era acosado constantemente.

“Me decían que era un inútil, que era malganudo, es por eso que no sabían de lo que me estaba pasando”, sostuvo.

Tavel lamentó que el sargento agresor Jhonny Gutierrez incitó al adolescente a suicidarse, incluso le dio un arma de fuego. “Un día le había dicho: Cristhianm haznos un favor, toma mi pistola y anda atrás, incitándole de esa forma a quitarse la vida”.

El abogador defensor de la víctima presentó ante la Fiscalía una querella por el delito de homicidio en el grado de tentativa.

Por su parte, el comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA), Yamil Borda, informó que el acusado fue separado de la instrucción de los premilitares y que una vez que se concluya con el sumario se brindará la información sobre el tema.