LOS DESAFÍOS DE SER INGENIERA EN TIEMPOS MODERNOS

Autor: Horacio Rivero Guerrero

Por mucho tiempo las ingenierías estuvieron asociadas al género masculino, sin embargo esta tendencia fue disminuyendo junto con el ocaso del siglo XX que fue testigo del cambio profundo en estas áreas de la educación donde la mujer tomo un papel protagónico y empezó a reescribir la historia demostrando que el género nunca fue una limitante sino más bien un prejuicio establecido.

Vitoria  klering actual y primer presidente mujer Brasileña  de la asociación latinoamericana de estudiantes de ingeniería civil (ALEIC) nos relata algunas percepciones y visión como estudiante de ingeniería, las barreras que enfrentan las mujeres y la lucha que ello implica.

 Vitoria  hace una lectura del futuro de la ingeniería civil y avizora que los nuevos profesionales tienen la misión de “cambiar el mundo” y reducir la brecha de diferencias económico sociales a través sus conocimientos técnicos, esto tomando como premisa fundamental la resiliencia, conceptos que son socializados en ALEIC para formar profesionales más humanos y comprometidos con la sociedad.

Una de las barreras más grandes con las cuales tuvo que lidiar  al igual que otras estudiantes de ingeniería es la barrera de género, a través de estereotipos  que muchas veces se proyectan desde los mismos docentes, que casi siempre toman en cuenta y validan opiniones de alumnos varones y desmerecen  e  ignoran la de estudiantes mujeres esto a pesar de que las respuestas que ellas dan  sean correctas o mejores que las de sus pares del género masculino, es una realidad muy recurrente en las aulas según relata   klering.

“Bueno, muchas veces no consideran nuestras opiniones tan fuertes, tan importantes como las de los hombres, esto pasa mucho en las universidades”. Acotó.

El machismo  muchas veces se normaliza en las facultades de ingeniería, es una situación que preocupa a Vitoria, estos comportamientos casi siempre están camuflados en bromas y actitudes que están día a día convirtiéndose en algo pesado para muchas mujeres, por lo que considera que lo hombres deberían tomar conciencia de esta situación y cambiar.

Llegar a la presidencia de ALEIC supuso un gran desafío para la joven líder, la perseverancia fue su mejor amiga y a lo largo de los años fue escalando posiciones en su asociación nacional para finalmente poder representar a su país, el aprendizaje del idioma español jugó a su favor y pudo ingresar de lleno a esta organización,  a pesar de ello su capacidad fue  cuestionada en algunas oportunidades nuevamente por los prejuicios de genero.

“Pensaron que yo estaba ahí por bonita, por ser amiga de alguien que estaba en el comité o sea no por mi propia  capacidad de actuar en este cargo” Refirió.

A pesar de ello demostró a través de su constancia y esfuerzo  que nada tiene que ver el género sino la preparación y capacidad de cada persona.

Sin embargo no todo está perdido, Vitoria considera que las cosas están cambiando y toma como ejemplo a su madre quien es ingeniera ambiental y que en algún punto de su vida universitaria enfrentó barreras y desafíos similares, pero luchó para eliminar estereotipos de género, al igual que su madre Vitoria desea abrir su propio camino y mira con buenos ojos al futuro, cree que la próximas generaciones superaran esta problemática.

klering busca transformar  muchas de estas ideas preconcebidas de genero a través de su liderazgo, su gestión como presidente de ALEIC recién empieza, sin embargo ya se puede ver la fuerza de sus palabras, visión y capacidad dirigida al plano “Social” como ella misma menciona.

Resta un largo camino aun en esta lucha, sin embargo todo cambio empieza por un primer paso y vitoria lo sabe, con una sonrisa y  un aura de entusiasmo afirma que los ingenieros civiles son capaces de transformar casi todo en algo mejor y tiene Fe en un mañana  más inclusivo donde el papel de la mujer ingeniera reciba el lugar que verdaderamente merece.