ADIÓS A LAS REINAS: EL CARNAVAL ARGENTINO QUE DECIDIÓ TERMINAR CON LOS ESTEREOTIPOS DE BELLEZA DESPUÉS DE 130 AÑOS

No más medidas de los cuerpos develadas a viva voz, no más desfiles en trajes de baño, ni coronas, ni cetros, ni princesas… Desde este año, el compromiso social de cada participante será el principal punto que las y los miembros del jurado tendrán en cuenta para elegir a la representante anual del Carnaval Artesanal del Lincoln que, de esta manera, quiebra más de un siglo de tradiciones y rompe con los estereotipos que mundialmente marcan este tipo de eventos.

Al igual que la Fiesta del Sol de San Juan, el carnaval linqueño es una de las celebraciones zonales más esperadas y para la que el pueblo entero trabaja y se prepara: todos se conocen y desean mostrar sus logros en las comparsas, murgas y en el desfile de carrozas en el que, este año y también por primera vez, competirá un colectivo de mujeres.

La postulante que gane se convertirá en la primera Embajadora Cultural del Carnaval Artesanal y ese título representará que fue reconocida por “sus logros de superación personal, su intelecto, por el conocimiento cultural, los trabajos que haya hecho y los compromisos comunitarios que haya asumido”, cuentan desde la organización del certamen.

“Este carnaval se caracteriza por haber sido siempre inclusivo: siempre hubo mujeres participando de la organización, ayudando desde distintos ámbitos, pero este año tiene la particularidad de que un colectivo integrado por más de 50 mujeres competirán en la categoría Marionetas”, contó a Infobae Diego Ramos, gerente de Agencia Carnaval, organizadora del evento. Además, el funcionario linqueño aseguró que toda la ciudad “tomó muy bien el reemplazo de la elección de la reina por embajadora y de los cambios que desde este año se proponen”.

De cara al nuevo certamen, las participantes reciben talleres de empoderamiento con la asesora de imagen Matilda Blanco y Gabriela Vidal, coaching ontológica. Por su parte, el colectivo de artesanas comienza a ensayar su desfile de marionetas de 3 metros en un galpón en el que, además, se conocen y comparten experiencias mientras recrean las técnicas originales de modelado sustentables. Las protagonistas del nuevo carnaval contaron la intimidad del evento.

 El Carnaval de Lincoln es una fiesta y, al mismo tiempo, una manifestación del ingenio y la creación colectiva para comprender parte de la realidad social. Este festejo tiene que ver con una forma particular de vivir el carnaval y la expresión de la cultura e identidad del pueblo linqueño.

Las candidatas a «Embajadoras» del Carnaval de Lincoln. Desde ahora “serán reconocidas por su contenido y no por el envase”, asegura Gabriela Vidal, una de las responsables de preparar a cada participante.

“La capacitación actual es totalmente diferente a la que se hacía antes y ahí entro yo con esta nueva mirada que trabajamos con Matilda —cuenta Vidal—. Ella está a cargo de trabajar con ellas el empoderamiento y la fuerza de cada mujer”. Respecto de su nuevo rol en el certamen aclaró: “Yo me ocupo de las técnicas de oratoria para ayudarlas a lo que tendrán que hacer como Embajadoras: vender, de alguna manera, el carnaval», dice en referencia a la capacitación que comenzó a principios de enero y se extenderá hasta unos días antes de la elección, el 21 de febrero.

La coaching aclara que desde este año, en el Carnaval de Lincoln dejará de haber pasadas en traje de baño porque “no tiene que ver con esta nueva mirada”. “Sí se van a presentar con un traje de noche, pero la evaluación pasará por las aptitudes y la actitud que ellas puedan tener, la relación con los otros, cuán empáticas pueden ser o no con las demás personas, cómo se comunican, qué capacidad de comunicarse tienen”, detalla Vidal.

 En el certamen, también se agregaron nuevas categorías al desfile de motivos que entran en competencia: Compañía de teatro y Cuerpo de Baile. Este año, además, por primera vez habrá un grupo de mujeres artesanas. También con desfile de carrozas y cabezudos artesanales, batucadas, atracciones mecánicas y conciertos de grandes artistas durante 8 noches.

Infobae