3 MUERTES, 20 DÍAS: JULIO, EDUARDO Y JOSÉ, Y LOS HECHOS DE SANGRE QUE ENLUTAN A SANTA CRUZ

En 20 días de paro cívico indefinido en Santa Cruz, entre el 22 de octubre y 10 de noviembre, tres personas perdieron la vida producto de diferentes hechos de sangre que terminaron consternando a todo el país. OPINIÓN hace un recuento de los trágicos decesos que hoy enlutan a  Bolivia.

El primer deceso se registró el 22 de octubre en la comunidad Arroyo Concepción de Puerto Quijarro, población fronteriza con Brasil. Allí, Julio Pablo Taborga Cuéllar (47 años), funcionario municipal, perdió la vida producto de varios golpes durante un enfrentamiento entre dos bandos, uno a favor y otro en contra del paro.

El certificado forense develó que Taborga falleció a causa de un traumatismo encéfalo craneano (TEC) seriado, politraumatismo y hematoma subdural, la madrugada del primer día del paro indefinido en la capital oriental.  

Sin embargo, su hijo David Taborga refutó el examen forense y expresó que estuvo con su padre, aquel 22 de octubre. En declaraciones con el Deber aseguró que este habría perdido la vida producto de una granada que fue supuestamente lanzada por los policías. “Cuando quiso alzarla salió el aire con una fuerte presión que le llegó a la cara, se quedó perturbado y se cayó al suelo de espaldas, golpeándose la cabeza”, contó al medio cruceño.

Taborga intentó reanimar a su padre; sin embargo, el funcionario municipal perdió la vida.  

Producto del hecho, la Policía aprehendió a Rubén Mario F. G., Samuel R. M. y Jaime A. D., todos cívicos de Puerto Suárez.  

CABLE

La segunda muerte se registro el día 19 de paro indefinido. Aquella madrugada del 9 de noviembre, a la 01:30, Eduardo Arancibia (22) se dirigía a su casa en la zona de Guapurú, a bordo de una motocicleta, cuando chocó contra un cable instalado en un punto de bloqueo del barrio Tres Lagunas.

El cable extendido en la vía le provocó un corte en el cuello, que terminó cegando su vida. El joven dejó a dos niños de 3 y 4 años de edad y a una esposa que lo llora.  

Afortunadamente, su hermano y su primo, quienes también se encontraban a bordo de la motocicleta como pasajeros se salvaron.

“Los bloqueadores dejaron amarrado el cable y se fueron a una cuadra a beber. Lastimosamente, cuando vimos el cable ya era demasiado tarde y mi hermano se llevó la peor parte. No pudimos hacer nada”, relató a El Deber, su hermano Henry Arancibia.

EN INVESTIGACIÓN

El tercer caso, aún confuso, ocurrió hoy 10 de noviembre, en el día 20 de paro cruceño. El hecho de sangre consternó a Bolivia.

Ocurrió por la madrugada en un punto de bloqueo del Barrio Latino, en zona de Los Lotes de Santa Cruz, cuando una turba armada con cuchillos atacó a dos jóvenes. Uno de ellos, José Eduardo Sosa (28) fue apuñalado, perdió la vida y luego le extirparon el corazón. El otro, identificado como Jhon Montero (21), sobrevivió al ataque y fue trasladado al hospital Francés.

El comandante de la Estación Policial Integral (EPI) 9, coronel Jorge Espejo, informó a los medios que el caso se encuentra en pleno proceso de investigación; sin embargo, se manejan dos hipótesis: que fueron atacados mientras realizaban una vigilia o fue un lío interno de pandillas.

“Estamos en la etapa de investigación, pero son cosas confusas que se están investigando, hay una referencia de que fueron atacados mientras hacían vigilia, y también de que se trataría de un problema de pandillas”, informó el jefe policial.

Mañana, 11 de noviembre, Santa Cruz ingresa al día 21 de paro cívico indefinido, en demanda de la realización del Censo en 2023.

OPINIÓN

0 0

También te podría gustar...