LIMA: AÑEZ ES PROCESADA EN CALIDAD DE EXSENADORA Y NO COMO EXPRESIDENTA

El ministro de Justicia, Iván Lima, afirmó este sábado que Jeanine Áñez es procesada en calidad de exsenadora y no como expresidenta, por una demanda instaurada por la exdiputada del MAS, Lidia Patty.


“En este momento estamos ante un juicio a una exsenadora, por lo tanto, no corresponde un juicio de privilegio constitucional y esa es la realidad de los hechos. Cuando se la juzgue como expresidenta se tendrá que evaluar en qué caso va a la Asamblea y si autoriza el enjuiciamiento, en este caso estamos ante un juicio ordinario”, explicó Lima, según ABI.

En ese contexto, dijo que lo que se investiga es la actuación de la exsenadora Añez y los miembros de su partido político, quienes con solamente el 4% de apoyo del electorado tomaron el Gobierno mediante un “golpe de Estado”, que terminó con la muerte de varios bolivianos y que ahora piden justicia.

“Que no se distorsione la realidad, que no se pretenda que se está haciendo una persecución (…) hay personas que han actuado y han realizado un golpe de Estado y deben ser llevadas a juicio, este proceso ha comenzado en diciembre de 2020, lo ha iniciado la exdiputada Lidia Patty y ha llevado todos los pasos que corresponden a un debido proceso”, justificó Lima.

Según la autoridad, en los expedientes se puede verificar que hubo un inicio de investigación, órdenes de allanamiento, mandamientos de comparendo y de aprehensión, todo en el marco de un debido proceso, por tanto, no se trata de una persecución política como pretenden hacer creer Añez y las demás personas aprehendidas.

“Ella (Añez) podía haberse presentando en diciembre a dar su verdad y su opinión sobre este golpe de Estado, no lo ha hecho y lo que señala el Código de Procedimiento Penal, es que se debe activar las instituciones procesales (…). Una persona que no quiere actuar en justicia, que no quiere responder a los tribunales, tiene que seguir el curso de institucionalidad, el Ministerio Público actuó y la Policía actuó”, señaló.

La exmandataria fue acusada por los delitos de sedición, terrorismo y conspiración por el que ahora está a la espera de la imputación que hará la Fiscalía de La Paz, luego de acogerse a su derecho al silencio, al igual que sus excolaboradores Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán, todos remitidos en celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).