LA DESGARRADORA HISTORIA DE LA NIÑA FÁTIMA, QUE CONMOCIONÓ AL MUNDO

Fátima Aldrighett cursaba el primer año de primaria en el turno vespertino de la escuela primaria Enrique C. Rebsamen, ubicada en el barrio Santiago Tulyehualco, en el sureste de Ciudad de México.

Lo usual era que su madre, María Magdalena Anthon, fuera a recogerla para llevarla a casa, pero el martes 11 de febrero tuvo un retraso que le impidió llegar a las 18:30 horas, cuando su hija salía de clases.

Los primeros reportes decían que la niña estaba afuera de su escuela, esperando a su madre, y entonces fue tomada por un hombre. Luego se determinó a través de videos de vigilancia de las calles que en realidad quien se la llevó fue una mujer de aproximadamente 45 años que vendía frituras cerca de la escuela.

Pero la alcaldesa Sheinbaum y el jefe de los servicios de Educación Pública en Ciudad de México, Luis Ernesto Fernández, dijeron este martes que la niña no estuvo en la calle esperando a su madre, sino que fue entregada a un adulto, en este caso la mujer que es buscada como sospechosa.

Tras la desaparición de la pequeña, su familia acudió a una fiscalía regional para denunciar el hecho, pero presuntamente -esto está bajo investigación- fueron informados que debían pasar 72 horas para investigar el caso.

El peregrinaje de los denunciantes los llevó hasta la Fiscalía Especializada en Búsqueda, Localización e Investigación de Personas Desaparecidas, donde finalmente se emitió una alerta Amber con la foto y los datos de la niña. La ficha de desaparición, sin embargo, no fue compartida en las principales redes sociales de las instituciones de Ciudad de México. La familia imprimió y distribuyó copias por su cuenta en la zona.

Cámaras de seguridad pública y de vigilancia privada han mostrado que una mujer se llevó a Fátima de la escuela tomada de la mano y caminó con la niña por varias calles de la zona. Unos minutos después, ambas suben a un vehículo color blanco que las llevó hasta un domicilio del barrio Nativitas, donde las autoridades detectaron rastros de ADN de la niña tras un registro de la vivienda.

Son las últimas pistas de la menor. A partir de ese momento nada se supo de ella, hasta la tarde del sábado 15 de febrero en que vecinos del barrio Los Reyes, en la alcaldía de Tláhuac, encontraron su cuerpo con signos de abuso sexual, tortura y sin algunos órganos.

Los ocupantes de la vivienda fueron interrogados, pero la mujer sospechosa de entre 42 y 45 años no ha sido localizada. Ya se conoce la identidad de la mujer que secuestró a Fátima, cuyos datos tenían un valor de dos millones para las autoridades, pero, antes de conseguir la información, se tuvo que difundir un retrato hablado de la presunta secuestradora.